Simon DRACO es el protagonista de la tercera parte de la trilogía de  Nicholas Wilcox sobre el Arca de la Alianza, titulada: La sangre de Dios, en la que un encargo rutinario le lleva a un complot internacional.

Simon Draco, que fue mercenario en el Congo y ahora es detective privado en Londres recibe el encargo de su antiguo jefe, de ir a recoger unas piedras negras, a Alemania, estas piedras aunque el no lo saben son tobotat, que un antiguo soldado nazi, tiene escondidas. Al llegar a la casa del soldado lo encuentra muerto y la casa completamente revuelta, como si hubieran estado buscando algo. Al volver a Inglaterra encuentra que su jefe también ha sido asesinado, y su casa revuelta, como la del soldado alemán.

Mientras el Cardenal Gian Carlo Leoni, esta detrás de los tabotat, y manda a la mafia rusa a amedrentar a Draco, y obligarle por las buenas o por la malas a cederle las piedras. Este cardenal tiene un plan para apoderarse de la iglesia y el mundo.

Los rusos secuestran a la mujer que tiene una relación con Draco, y después de mutilarla la asesinan, eso pone al detective en pie de guerra tras los rusos, y quienes están detrás de ellos.

Patrik O’neill, también se pone en contacto con Simon Draco, para comprarle las piedra, y cuando va a visitarle a Escocia, le cuenta la historia de la piedras y de su poder. Por casualidad mientras Draco busca a los asesinos, se encuentra a Percival un joven hacker, que le ayuda a reunir información con su habilidad con los ordenadores.

Vuelve a Hamburgo, y en el piso del viejo nazi, encuentra los tabotat escondidos en unas velas, y con ese as en la manga persigue a sus enemigos.

Viaja a Brasil donde descubre a un narcotraficante que parece estar detrás de la mafia rusa, y con el como socio, un nazi, perseguido. Con la ayuda de los que dicen ser de la DEA, mata a los dos, pero sabe que no ha llegado al final de la historia.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: