sancho y blanca

SANCHO Y BLANCA, LEYENDA DE CIUDAD REAL

   Sancho y Blanca fueron dos jóvenes de Ciudad Real que protagonizaron una de las leyendas más trágicas de Castilla-La Mancha. Pertenecían a dos familias enfrentadas por los lindes de sus respectivas propiedades. Tal era el grado de enemistad entre las familias que un día, tiempo atrás, don Alvar Gómez, el padre de Sancho, al llegar a casa había encontrado a su padre asesinado y a sus hermanas violadas, además de la casa saqueada. Don Alvar era de Miguelturro, una población que hoy en día pertenece al área metropolitana de Ciudad Real. Don Alvar supo al instante que el crimen había sido obra de don Remondo Núñez, el padre de Blanca, de Ciudad Real.

   Don Alvar juró que jamás perdonaría a don Remondo y que se vengaría de él. Pero ninguno de los dos sabía que Sancho y Blanca estaban enamorados y se veían en secreto. Sin embargo sí que estaban al tanto muchos vecinos, así como el padre prior del convento de los Franciscanos de Ciudad Real, llamado Fray Ambrosio. Y todos deseaban que ambos jóvenes se casasen y que las dos familias enterrasen su odio de una vez por todas y se reconciliasen. Fray Ambrosio intentó mediar entre las familias para que permitiesen a Sancho y Blanca casarse, pero ambas familias se negaron. Sancho confesó a fray Ambrosio que, como sus familias no aceptaban esa unión, su intención era llevarse a Blanca en secreto y huir lejos de Castilla.

el beso

   Fray Ambrosio decidió casar a Sancho y Blanca en secreto de sus familias, ya que vio que Sancho iba a cumplir su plan de fuga de todas formas y era mejor que huyesen ya casados y no como amantes conviviendo en pecado. Los casó en el lugar conocido como el Humilladero. Pero en cuanto acabó el ceremonial y se disponían a emprender la fuga, llegó don Remondo, el padre de Blanca. Venía acompañado de otros hombres, armados todos ellos, lo que alarmó a Blanca.

   Blanca se colocó detrás de Fray Ambrosio para protegerse. Su padre, don Remondo, sacó su espada para matar al fraile por haber casado a su hija con un enemigo, pero erró en el movimiento, rasgando el hábito del fraile sin causarle daño a él, y y sin embargo traspasando el pecho de su hija, que cayó muerta. Cuando Sancho intentó atacar a don Remondo, dos de los hombres que le acompañaban atravesaron el pecho de Sancho con sendas lanzas. Y ante la desolación de fray Ambrosio, así acabaron ante sus ojos las vidas de Sancho y Blanca, que llegaron a estar casados pero inmediatamente habían sido víctimas de sendas muertes violentas.

   En recuerdo de la trágica historia de amor de Blanca y Sancho se halla la Cruz de los Casados en el parque Gasset de Ciudad Real. Se trata de una cruz de hierro sobre una columna de orden corintio, que a su vez reposa sobre una base circular con tres escalones. Se encuentra en el lugar que se conocía como el Humilladero, allí donde los casaron y donde los asesinaron. Y, según la tradición, también allí fueron enterrados Sancho y Blanca, sobre cuyas tumbas los vecinos de Ciudad Real colocaron una cruz. La cruz actual, sustituyendo a la deteriorada cruz original, es de 1929.

cruz de los casados

 

Sancho y Blanca, leyenda de Ciudad Real (Castilla-La Mancha)

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: