vida sana

La salud el bien más preciado

Son frías y aterradoras las noches, cuando no se tiene salud, El invierno será persistente, el cuerpo amenazado por las dolencias, andará por caminos de infelicidad. Las medicinas, remedios, con su capacidad de atenuar los síntomas de las enfermedades, harán su contribución perniciosa al engaño.

En el recipiente de la consciencia cada cual prepara nuevas justificaciones. Algunos lo tomarán como una consecuencia del destino, para otros de la mala suerte, desde los místicos, algunos lo relacionarán con el karma, con aquello de las presuntas deudas de las vidas pasadas que les están pasando factura en el hoy. Otras personas, en un arranque de lucidez, tendrán otra visión y, luego de abrir un espacio de reflexión, elucubrarán la sospecha, de que la realidad les indica, que algo están haciendo mal en sus vidas.

La duda es siempre estimulante, porque hace una apertura que se trasforma en búsqueda, que seguramente terminarán encontrando y elaborando los instrumentos con los cuales se proveerán las alternativas de solución. Pongamos atención, somos en realidad un microcosmos, es decir un universo en miniatura con todas las características asombrosamente similares con el macrocosmos, con su complejidad biológica, con su danza de átomos, ondas y partículas, siguiendo un orden natural donde cada parte refleja el todo.

ejercicio

¿Cómo funciona nuestro cuerpo?

Será preciso, procurarnos de las capacidades apropiadas. Necesario es, saber cómo funciona nuestro cuerpo, pero antes, debemos recuperar la responsabilidad de su manejo, tomados de la mano del médico, el especialista en enfermedades, para tomar el control en nuestras manos, con entera responsabilidad personal. Por supuesto es necesario, descartar temores y alejarnos ciertamente de la dependencia de los fármacos.

Tenemos en nosotros mismos capacidad de auto-curación, que podemos activar desde el pensamiento positivo y la visualización sanadora, sin olvidar que los estados anímicos se conectan poderosamente, con el sistema inmunológico, podemos enfermarnos y curarnos, a partir de lo que creemos. Los pensamientos negativos maltratan nuestra capacidad inmunológica, los fármacos esconden el malestar, disfrazándolo, olvidando que cuando el síntoma llama a la puerta, nos trae una señal de la urgencia de algún cambio en nuestro estilo de vida.

Se torna oscura lentamente, la vida; de quien no contempla estas premisas. Los temores, los miedos, permanecerán aferrados a cada circunstancia vivida, la confianza en nosotros se quebrará, la salud en un limbo, mientras no nos desprendamos de algunas creencias y se tienda una mirada, que luego se convierta en una forma de vivir, que nos genere salud y aunado a ello felicidad, En verdad, no se trata de saber mucho, se trata solo; de aprender a vivir y, al interior de ello, a conservar la salud, de ser expertos en salud personal, esto incluye, saber cuál es la dieta ideal que requerimos, en nuestra edad de hoy.

Si sumamos a esto el contacto con la naturaleza, y el aprendizaje del arte sagrado de la felicidad la ruta está completa. Sin olvidar, como complemento, que a pesar de tener éxito en otros órdenes, sin salud nada tiene sentido.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: