Introducción al Autocuidado

Atender un enfermo mental requiere un esfuerzo humano muy grande para sus cuidadores. Los cuidadores experimentan miedo, ansiedad, incapacidad o falta de habilidad para afrontar eficazmente la enfermedad mental, ausencia de recursos humanos y materiales para cuidar del enfermo. 

En el caso de una familia, se produce una "sobrecarga familiar", esta sobrecarga familiar se expresa en la cantidad de tiempo que el cuidador debe invertir en la persona enferma mental. Esta inversión de tiempo impide que el cuidador realice actividades que antes lo hacían descansar, es decir, entretenimientos, hobbies y otros.

Sucede también una "alteración de la vida rutinaria" pues se debe romper con todo el esquema diario de la vida del cuidador para ocuparse del enfermo y finalmente se da un acelerado deterioro económico, pues la persona cuidadora debe dedicarse parcial o completamente al enfermo mental.

Consejos para el autocuidado del cuidador y mantener buena salud mental

Para evitar estos factores y mantener una buena salud mental en el cuidador les presentamos los siguientes consejos de autocuidado:

Se debe informar al resto de la familia sobre la condición del enfermo mental, las necesidades que éste tiene y en qué pueden ayudar, buscar servicios sociales que apoyen en la tarea del cuidado de la persona enferma mental, de ser posible solicitar ayuda económica a los familiares y en los servicios sociales.

En todo lo posible continuar con las tareas rutinarias, pues de esa manera se evitará la frustración que produce no realizarlas, bajará el cansancio de los cuidadores y dejará de culparse al enfermo mental. 

Buscar grupos de apoyo a cuidadores de enfermedades crónicas, degenerativas o mentales, para conocer otras experiencias y aplicarlas a la que se tiene que afrontar diariamente.

Para adquirir habilidades para afrontar la enfermedad mental o autocuidado es necesario informarse real y adecuadamente sobre la enfermedad mental que padece el familiar, los medicamentos que toma, los efectos secundarios de esos medicamentos y cómo neutralizarlos.

También es importante establecer límites al enfermo mental, sin alterarse ni enfadarse (aunque ésto parezca difícil, hay maneras de hacerlo sin imponerlos).

Solicitar consejo en los grupos de apoyo es de mucha ayuda, los cuidadores no están solos, siempre hay otras personas que tienen enfermos mentales en sus familias y sus experiencias le darán formas de tratar con un enfermo mental de manera práctica y sin alterarse.

Para bajar los niveles de ansiedad de el cuidador y mantener una buena salud mental, se debe comprender que la mayor parte de las actitudes que tienen el enfermo mental derivan precisamente de su estado y que generalmente, no es consciente de lo que hace o lo necesita para sentirse seguro, por lo que se debe dar libertad para que haga algunas de esas "manías" para sentir cierta autonomía. El enfermo mental tiene su tiempo para hacer las cosas, debe ejercerse la paciencia y manejar los impulsos propios para mantener un ambiente tranquilo tanto para el paciente como para el cuidador.

Se debe solicitar ayuda al resto de la familia para "turnarse" en la atención del enfermo mental, a fin de dar respiro al cuidador más permanente y que éste atienda sus cosas personales, su propia familia y el trabajo, con la finalidad que el cuidador mantenga una buena salud mental.

En resumen:

El cuidador de un enfermo mental, para autocuidarse, debe informarse sobre el estado de éste, comunicar y apoyarse en el resto de la familia para cuidar del enfermo mental. Debe tratar de realizar una vida normal dentro de sus posibilidades y buscar grupos o instituciones de apoyo para equilibrarse, sentirse mejor y hacer sentir mejor al enfermo mental bajo su cuidado. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: