Que SALGA EL SOL por donde salga... Así podría haberla bautizado Almodóvar en un ataque de ingenio. Pero no, no la bautizó un manchego.

Quiero que reflexionemos sobre las aplicaciones móviles(App) y sus usos y costumbres. Para centrarnos en algo concreto, he seleccionado una de las que me ha dejado más ingeniosamente petrificado.

Se llama SOMBRICA. Sí, ya sé... no es un nombre muy cinematograficomanchego. Pero no podréis negarme, que parece como si la hubiese bautizado aquél cantante con imagen de lugareño que se hacía llamar El koala: «opá vi hacé un corrá... con su sombrica y sus gallinica...). ¿Lo recordáis? Pues eso es lo primero que me pasó por la cabeza cuando escuché el nombre de la App para el móvil.
No expongo esta asociación con intención peyorativa, como ya habréis adivinado, sino porque realmente eso me sucedió. Me trasladó a un pueblo, a una casa vieja en el campo, a una tierra llana, sin demasiados sobresalientes. Algo más de Castilla la vieja. Esa fue mi primera reflexión. Nombre/imagen, sombrica/pueblo.
Realmente un nombre, una palabra, no es algo vacío. Tiene mucho poder y va cargada de cosas. Cosas que, igual que una granada de racimo, cuando impacta en nuestro cerebro a través de nuestros oídos, se despliega y comienza a ocuparnos por dentro.
Resulta que la aplicación se usa para conocer en qué lugar dará la SOMBRA, te encuentres donde te encuentres. Dependiendo de la hora del día y de tu ubicación, informa de la posición más fresquita. Por ejemplo, para aparcar nuestro coche en Agosto en Córdoba a cuarenta y tres grados. O para saber dónde dará la sombra el 27 de Julio del año que viene, que tienes ese evento importante y que no te piensas perder. ¡Toma ya! ¿Cómo te quedas? Así es, tiene vocación futurista. Se adelanta a los acontecimientos naturales con la misma facilidad, que bloqueas y desbloqueas tu móvil.

 

Sombrica

Volviendo a mi invitación a la reflexión que os hacía al principio del post. ¿Necesitamos aplicaciones de esta sofisticada originalidad? ¿Es realmente útil para un ciudadano/ciudadana? O tal vez se trata de quién tiene el gadget más raro y con menos proyección de futuro, en las gigas de nuestro teléfono móvil. Si nos ponemos a pensar... ¿Cuántas veces podría a llegar a utilizarla una persona al cabo del día? Bueno, de la semana del mes o del año... ¿Cuántas? Realmente las respuestas destrozan el target, el público objetivo, de forma irremediable. Reduciéndose a un sector muy concreto, a un nuevo perfil ya intuido líneas antes y en el que muchos(entre los que me incluyo), nos quedamos en una primera fase que defino como «marcarse un 3Q»: quéoriginalquéchulaparaquésirve. Las aplicaciones móviles son directamente proporcionales a 3Q en una primera fase. Eso quiere decir... que tenemos una fórmula como esta: App=3Q
¿Cuántos del los descubridores pasan a la segunda fase? Se trata del momento en el que se pregunta por el nombre de la aplicación (NAp). Momento que les hizo una gracia tremenda la forma original de apodarla, con reminiscencias y asociaciones, y que siembran un deseo irrefrenable de poseerla en una mente abonada en expectativas de lo nuevo. Ese público objetivo existe, pero ubicado en una zona, en un porcentaje muy inferior al del éxito. Se trata de una antesala, en realidad, al fracaso. La he denominado «la cuarta q»: ¡laquiero! En la que entra en juego un factor genético relacionado con las dependencias. Es decir, algo que el propio individuo trae consigo y que potencia, y desata a modo de detonador, el ambiente en el que vive y se relaciona. Podríamos decir también que esta predisposición a las novedades constantes o NAp, es directamente proporcional a 4Q. Así pues, la cosa queda de la siguiente manera: un NAp=4Q

 

Sombrica

Para este nicho de mercado es importante el factor sorpresa en un tercero(es un matiz de la herencia de la que hablaba antes), y quieren repetir ese impacto vivido en el otro. Quieren ser el detonador de otros deseos porque eso debe generar un tipo de sustancia en su mente cercano, o el mismo, a las endorfinas. Y que producen un placer enorme porque son tapones para huecos emocionales. Una especie de empasto a las grietas de una pared.
Sigamos con la deducción para concluir. Si una App=3Q, y un NAp=4Q podemos decir que las propiedades de la proporción(producto de los medios igual a producto de los extremos), quedaría así:
App/3Q=NAp/4Q donde se resuelve: App·4Q=3Q·NAp
Explicando este jeroglífico podemos pensar que aquellas persona que poseen una aplicación como producto de una 4Q, es decir: laquiero, conviven en un territorio común con las de fase 3Q(me vuelvo a incluir). Osea, en lo mismo. El efecto en ambos es el mismo. ¿Qué hace entonces que yo no desee poseerla, y en cambio él/ella sí...? Aquí tiene mucho que ver, y de forma absolutamente definitiva, la constante G, la genética. La predisposición que cada uno traiga incorporada a las posesiones, la avidez, la dependencia... Carencias.
Se me antoja pensar que existe un tipo de aplicaciones diseñadas especialmente, no para facilitar la vida humana gracias a los avances tecnológicos, sino que están ahí para satisfacer a un determinado sector de la sociedad, que necesita cerrar esas grietas con nombres originales disfrazados de futuro. ¡Y ahí sí que hay un buen TARGET!
Pero resulta que la pasta con la que se intentan cerrar no dura mucho, va desapareciendo. La grieta la va absorbiendo hasta hacerla desaparecer. Queda nuevamente visible por un tiempo hasta que, otra vez, se genere más pasta endorfínica con la que tapar esa abertura. ¿Con qué pasta intentaremos esta vez disimular el hueco? App, esposo, esposa, casa, coche, viaje, hijo, hija, trabajo, ropa de firma, tarjetas... Porque la calidad de la pasta(Cp), es directamente proporcional al tiempo balsámico(Tb), que evita la corriente de aire en ese hueco por mayor o menor tiempo. Es decir, evita ser conscientes de él: del sufrimiento.
Así, confundimos los humanos la tecnología con las carencias. Los bienes con los vacíos. Los te quiero con los te necesito. Así.

¿Cuántas aplicaciones  llevas en tu móvil?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: