Safari en Boston, hombres copas y caza mayor de Sarah Mlynovski, nos relata a través de su protagonista JACKIE NORRIS, las tribulaciones de muchas mujeres de nuestra época por encontrar una pareja.

Estamos en Boston, Jackie Norris, busca un hombre, un hombre no un niño que rompe por correo electrónico mientras esta en Tailandia reencontrándose a si mismo, y lo que encuentra es otra mujer y se enamora de ella, y encima no se lo calla.

Jeremy es un autentico imbecil, y Jackie Norris le va a demostrar que el que le haya dejado no le importa un pimiento, y se va a convertir en una mujer fatal que use a los hombres mientras encuentra uno que valga la pena.

Para una mujer treinteañera, con una buena profesión y deseable físicamente no debería de ser difícil. Pero todos los hombres que conoce Jackie Norris tienen defectos, o tienen más brazos que un pulpo y excesivamente largas, o tienen tendencias lunáticas y son unos neuróticos, o su interés por el bricolaje es preocupante y obsesivo.

En esta etapa, el recorrido que hace buscando hombres, a los que ve como potenciales novios formales, pero a los que va descalificando según los va conociendo y comienzan a surgir sus neuras y sus hábitos, ya que recaen siempre en los modelos que aborrece .

En su nueva vida de soltera, queriendo resurgir de sus cenizas, Jackie Norris desea encontrar a un hombre que sea capaz de arrancarle la ropa, hacer el amor apasionadamente, luego pedir comida para traer a casa, y además que pueda ofrecerla una conversación estimulante. Pero en toda la ciudad debe de quedar un hombre normal, y Jackie Norris no se arreda, y sigue su búsqueda sin perder el humor, aunque si a veces pierda las ganas de seguir, pero sigue tras su sueño de un hombre que merezca la pena.

Jackie Norris quiere hacer este viaje de búsqueda de un compañero en un tren de alta velocidad, pero parece ser que se ha quedado en un expreso que para en todas las estaciones.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: