¿Qué  sabes de los vampiros?

La definición más común que existe sobre la palabra “vampiro” es la de un ser que abandona su tumba por la noche para succionar la sangre de las personas vivas, de esta manera se alimenta y alarga su vida.

La figura del vampiro ha sido representada en diferentes culturas. Los sumerios ya distinguían varias clases de demonios o seres mitad humanos que no descansaban en sus tumbas y que eran capaces de propagar epidemias.

En China también existían leyendas sobre espíritus malignos, viciosos y repulsivos. Criaturas que reviven a otros cadáveres y evitan su descomposición.

En la antigua Grecia encontramos a la “Empusa”, demonio que cambiaba de forma para visitar a los hombres dormidos y bebía de su sangre provocándoles la muerte.

En la actualidad muchos son los libros, películas y leyendas urbanas que existen acerca de los vampiros.

No hay una descripción exacta de su forma física, pero las representaciones de su figura van desde un ser con atributos humanos y animales, capaz de transformarse en otros seres (similitud con los murciélagos, cola de serpiente, garras de aves…), hasta un ser hermoso que puede utilizar su belleza para aprovecharse de las personas.

La presencia física normal de un vampiro a lo que los libros y películas nos tienen acostumbrados es de un ser con el rostro delgado y extremadamente pálido, uñas largas, labios gruesos que esconden unos largos colmillos y orejas puntiagudas.

Pero sin duda nuestro vampiro más famoso es Dracula. Es un personaje creado por Bram Stoker, que estudió con detalle las tradiciones rumano-hungaras para escribir sobre el mito. Stoker describía a este vampiro con un rostro aguileño, la frente alta y abombada, abundantes cejas y labios rojos que dejaban asomar unos afilados colmillos.

Drácula era capaz de cambiar de forma, convertirse en un hombre hermoso o en una bestia horrible.

En este siglo la figura del vampiro se ha distorsionado bastante. Las películas actuales, muestran vampiros adolescentes con una presencia más que agradable, con sentimientos de amor hacia los humanos. Incluso podemos encontrar vampiros que se alimentan de animales para no hacer daño a las personas. Así pasa con el vampiro que interpreta Brad Pitt en “Entrevista con el Vampiro” o con la familia Cullen en la Saga “ Crepúsculo”.

Lo que está claro que los vampiros siguen despertando curiosidad, y alimentan esa fascinación por lo desconocido.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: