La Ruta de la Seda

La única conexión que existió hace siglos entre el Méditerraneo y Asia , fue la denominada Ruta de la Seda

Además de la seda, por ella se trasladaron también oro, porcelana y otros productos. También fue el lugar de paso de los valores culturales y la religión. al describirse nuevas rutas marítimas el interés por la Ruta de la Seda, desapareció.

A diferencia de lo que sucedía en el pasado, en los últimos años esta ruta ha adquirido sentido de aventura y recibe numerosos visitantes, una mayoría de Asia Central. 

Paradas de la Ruta de la Seda

El viaje comienza en la ex- república soviética de Turkeministán, desde donde partían las caravanas que iban a China. En la actualidad se trata de una zona arqueológica importante. 

El lugar en el que se realiza la segunda parada, en esta parte de la ruta, es el río de Amu Daria, conocido hace tiempo como un lugar de refresco. Fue el lugar elegido para construir una de las ciudades más grandes y con mayor desarrollo de la China Central, el Kunya-Urgench. Actualmente, solo se conservan dos edificios del siglo XIV. el Mausoleo del Sultán Tekesh y el Kutluk Timur. 

La ruta por Uzbekistán

Las ciudades de Samarcanda y Bujará, eran antiguos centros con una económia fuerte y un gran valor cultural, por lo que parar en ellas era prácticamente obligatorio. 

La ruta por Kirguistán

La ruta contínua hacia el este, por Kirguistán. Hace díez años, era un país cerrado en el que era muy difícil entrar, pero en la actualidad se ha abierto y por él pasan muchos de los turistas de la Ruta de la Seda. 

El destino era la Ciudad Eterna

Según iba pasando el tiempo, las diferentes caravanas atravesaban otras zonas de Asia, pero todas sin ninguna excepción, tenían un claro destino: La Ciudad Eterna de Xián. Que fue una de las antiguas capitales de imperio, y al mismo tiempo, se trataba de la ciudad que más importancia había tenido en la historia de China. 

 

 


 

 

La Ruta de la Seda

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: