En el salón que tiene en la calle Velázques en Madrid, Rupert continua trabajando con su extensa clientela, alejado actualmente del espectáculo televisivo de otro tiempo. Dice que ser vidente no se elige, que le ha proporcionado contratiempos en su profesión pero que ahora está rodeado de personas que le entienden. "Hay cierto miedo a ponerse delante de mi y que yo descubra lo que son. Yo no quiero ser vidente, pero es lo que soy". 

fotografia

Dice que habla mucho con Lola Flores y con la Jurado. El hombre que llegó a peinar a la Callas tiene muchas y curiosas anécdotas de su muy dilatada carrera como peluquero ya que en los años que residió en Buenos Aires donde llegó con 17 años, peinó a María Félix y a Josephine Baker.  Anteriormente y con solo 15 años, trabajó en la peluquería Di Stefano en el Bernabeu y Lola Flores se podría decir que le descubrió. Esto le proporcionó muchas visitas de famosas como Carmen Sevilla o Sara Montiel.

fotografia

Para todo fue muy avanzado, dejó su pueblo, Tomelloso, con 17 años para irse con un señor de 40. Viajo a Buenos Aires para estar 15 días y se quedó 7 años haciendo programas de televisión. "Fuí muy avanzado. Era una época muy complicada para irse con un señor, yo era menor de edad y Guillermo (el señor) tenía 40. Mi padre tuvo que firmar una autorización".

fotografia

Relata que de pequeño le llevaron al psiquiatra y que este le recetó unas pastillas, pero su abuela que lo comprendía dijo, "Nada de pastillas ", se lo llevó a su casa diciendo que esto era una pérdida de tiempo. De su tiempo residiendo en Argentina dice tener un hijo no reconocido con una mujer casada, debido a que fue una relación conflictiva, nunca reconoció al niño. "Soy bisexual y creo que todos lo somos. Podría vivir con una mujer igual que con un hombre. Lo tengo clarísimo".

fotografia

Lo de ser vidente, le ha perjudicado en su vida profesional, no obstante, ha sido solicitado por grandes damas de la pasarela como Nati Abascal y otras muchas. Y comenta que en Latinoamérica pasa lo contrario, muchas personas se acercaban para tocarle pues ser vidente despierta un gran interés. Lejos queda aquello de "Rupert, te necesito" que tanta fama le dió en su momento, pero el sigue sonriendo a la vida, como hizo siempre.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: