El rumor o por donde le entra el agua al coco

El RUMOR es un comentario no verificado que corre de boca en boca entre la gente, es muy veloz y eficiente en lo que a expansión social se refiere, cada quien le agrega un pedacito de su propia inspiración manipulando la versión anterior a su antojo. Y así va creciendo la noticia como una gran bola de nieve que baja rápidamente por una pendiente empinada, de tal forma que al final de la colina queda distorsionada totalmente la información que le dio origen. Ahí es donde quien es víctima del chisme dice: ¿Y por donde le entra el agua al coco?

¿Acaso no le ha sucedido alguna vez que se ha enterado de hechos en su vida que usted mismo desconocía? O quizás ha tenido la amarga experiencia de irse de vacaciones bien calladito y a su regreso todos sepan donde estuvo y detalles de su viaje con pintorescas anécdotas que hacen que su aburrido paseo se convierta en toda una aventura. Y es que la imaginación humana excede los límites de la realidad, unas veces en nuestro beneficio y otras en nuestro perjuicio.

Uno llega hasta a pensar cuánto de la historia que conocemos habrá estado marcada por rumores y los datos que hoy damos por ciertos y aprendemos en las escuelas, serán en un gran porcentaje producto del imaginario popular. ¿Serán tan heroicos los actos más relevantes de la historia, o tan malvados los dictadores más nefastos de la humanidad?

Ser el centro de un rumor depende muchas veces de cuan popular o impopular seas en tu círculo social, cuan exitoso, envidiado y carismático seas entre las personas que te conocen. En el mundo moderno, con las redes sociales en boga, el rumor ha alcanzado proporciones descomunales y aparecer en una foto con un amigo del sexo opuesto puede crear un rumor inmenso y malintencionado de impredecibles consecuencias para ambos. Lo mismo si pones una frase ambigua como “me siento triste” o “me siento satisfecho” sin dar explicaciones, hace que las personas se lo tomen como cruzada personal, algunos sin mucho que hacer y pensar en su vida establecen como meta del día averiguar el sentido detrás de esas palabras, llegando incluso a preguntarte directamente sin poder contener su curiosidad. Este tipo de conflictos es tan intenso para muchos, que termina por llevarlos a consultas de cardiólogos y psiquiatras.

Pero no se asuste y échese el mundo a la espalda. Este instrumento de las conspiraciones sociales que a veces divierte más que hacer daño, si bien en ocasiones puede acarrearle disgustos inesperados y aun siendo desmentidos pueden dejar en duda cualidades de su persona, casi nunca va más allá de las especulaciones de gente desocupada. Nunca trate de pararlo, recuerde que es una gran mole que viene cuesta abajo y ponerse en frente puede hacerlo aún más víctima de la maledicencia ajena. Deje que el tiempo ponga en orden las cosas, su actitud a la larga dará cuentas de la verdad.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: