Rompope casero

Rompope casero

El rompope es una bebida de licor de sabor suave, con una consistencia cremosa y un color amarillento. La tradición de esta bebida en México se remonta desde la época del virreinato. En la actualidad es uno de los digestivos más representativos de México, así como de la repostería mexicana tradicional.

Rompope casero

No sabemos con exactitud quién inventó el rompope ni de dónde proviene, pero sí podemos detallar cómo es que llegó a México. Todo comenzó con los primeros franciscanos que llegaron a América en 1524 con el fin de evangelizar a los indígenas. Aparte de enseñar la doctrina católica, los franciscanos también les enseñaron a los indígenas diversas técnicas de agricultura, a contar con cifras, la gramática española, a leer y a escribir, el arte de tocar instrumentos musicales de viento y cuerda, entre otros oficios.

Poco a poco fueron llegando a la Nueva España más órdenes religiosas y diferentes ramas de misioneros franciscanos, entre ellas se encontraba la Orden de las Hermanas Clarisas Capuchinas, que se establecieron en la ciudad de Puebla de los Ángeles. A estas monjas Clarisas les encantaba alojar a grandes personalidades de su época en sus conventos, para ello agasajaban a sus visitas con sus mejores platillos y bebidas.

Rompope casero

Un día, una mestiza llamada Eduviges aprendió a preparar una bebida con ron, un poco de leche, huevos, almendra molida y azúcar. Cuando Eduviges hizo sus votos y entró al convento de los franciscanos en Puebla, les mostró a sus compañeras esta bebida, ideal para complacer a sus exigentes visitas. Como no podían beberla, Eduviges les platicaba a detalle el sabor suave y rico de esta bebida llamada rompope. Claro que ella tampoco podía tomar licor, pero al prepararlo necesitaba tomar una probadita para saber qué más le faltaba.

Rompope casero

Las monjas Clarisas estaban ansiosas por probar su delicioso rompope, así que Eduviges, como era una buena persona, se las arregló para que el rompope también formara parte del consumo de las monjas Clarisas. Total, “una copita no le hace daño a nadie”, era su argumento.

En la época del virreinato, el rompope sólo se fabricaba en los conventos. Eduviges se convirtió de pronto en un ejemplo de mujer trabajadora preparando licor día y noche en la cocina. A todas las monjas Clarisas les encantaba el rompope, y a las familias de las monjas Clarisas también; por eso fue que decidieron comercializarlo para sostener a su congregación.

Rompope casero

Muchos han querido fabricar rompope e igualar el sabor de un rompope fabricado en un convento, pero desde la época virreinal la receta original se resguarda tras los muros de los conventos de Puebla. El rompope no es un producto mexicano, pero nos gusta tanto que lo hemos adoptado como nuestro.

Rompope casero

La leyenda cuenta que esta bebida llegó a la Nueva España con otro nombre, pero que las monjas Clarisas lo bautizaron con el nombre de rompope. Según se cuenta también, el nombre rompope viene de la frase “Ron para el papa”, pero aún no se ha confirmado.

Lo que sí, es que el rompope en México se distingue por la incorporación de ingredientes precolombinos como la vainilla, el maíz y la miel. También contamos actualmente con rompopes de diferentes sabores como por ejemplo de piñón, pepita de calabaza, nuez, cacahuate o café.

Rompope casero

Si quieres preparar este rompope en casa, entonces anota bien estos ingredientes:

  • 1 litro de leche hervida
  • ½ taza de leche en polvo
  • 2 tazas de azúcar
  • La punta de una cucharada de bicarbonato de sodio
  • 4 yemas
  • 2 claras de huevos
  • 12 mililitros de vainilla (saborizante artificial)
  • 5 gotas de colorante vegetal comestible amarillo
  • ¼ de taza de agua
  • 2 gramos de canela
  • 60 mililitros de alcohol
  • Clavo y nuez moscada (opcional)
  • Hielo picado

Rompope casero

Se prepara de la siguiente manera:

En un poco de leche líquida se disuelve la leche en polvo, el bicarbonato de sodio y se vierte en un recipiente con el resto de la leche. Luego se agrega el azúcar y se mezcla. Posteriormente se pone a hervir moviéndolo con la pala por 20 minutos. Se entibia y se coloca en baño maría con agua y hielo finamente picado. Enseguida se agregan a la leche tibia las claras y las yemas.

Rompope casero

La leche se pone a calentar nuevamente por 5 minutos, sin permitir que hierva. Se retira del fuego y se bate con la pala de madera o batidora eléctrica, hasta que todo se incorpore perfectamente. Se añade la vainilla, el colorante y se mezcla de nuevo por 2 minutos. El alcohol se disuelve en el agua y se agrega poco a poco mezclando con la pala.

Finalmente se envasa con ayuda del embudo en los frascos esterilizados dejando un espacio vacío de un centímetro entre el rompope y la tapa.

Rompope casero

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: