Un día vulgar. Posiblemente el más vulgar de todos los días vividos hasta ese momento puede ser el indicado para que un click se active dentro de tí y te haga, de repente, replantearte toda tu existencia. He leído que las crisis existenciales se producen generalmente por algún desencadenante . Una enfermedad, la muerte de un ser querido, un cambio en la rutina diaria,...etc. No es mi caso. Yo no he vivido ningún trauma. No puedo decir que mi vida fuera una balsa de aceite de principio a fin, pero tampoco podía quejarme: trabajo fijo, sueldo aceptable, buenos compañeros. Un día como otro cualquiera , te das cuenta de que necesitas explotar, reciclarte, renovarte y volver a atrapar ese estado que se encuentra justo encima de la conciencia lógica . Recuperar la ilusión.

Ayer oí en las noticias que la crisis existencial es una de las enfermedades más habituales de la edad contemporánea. Sin embargo, pocos ven en estas crisis , estas grietas en nuestros pilares básicos de comportamiento, vida y estabilidad una oportunidad para reinventarnos. Para recuperar todas aquellas sensaciones que hacían que nuestro motor diario se cargara para afrontar el día con una meta clara.

Ahora, más que nunca, debemos ser capaces de ver más allá de los obstáculos . El que trabaja por sus ilusiones es un ser indestructible. Escucha los consejos como lo que son , un punto de vista diferente ante una situación determinada, escúchalos con respeto , pero no te olvides que muchos son proyecciones de nuestras propias inseguridades; aprende a escoger la crítica constructiva y descartar la destructiva. De una cosa tienes que estar seguro: el problema no es conseguir tus objetivos , el problema es tener claro cuáles quieres que sean tus metas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: