La alineación que Ancelotti presentará el próximo miércoles en la vuelta de los cuartos de final de la Champions es a día de hoy un auténtico misterio tras las lesiones de Bale, Benzema y Modric. No me gustaría meterme en la piel del italiano, tiene un verdadero rompecabezas por resolver y ninguna de las opciones que elija contentará a todo el mundo, pero el éxito o no del camino que tome al final lo medirá el resultado. Hablamos de rompecabezas no sólo en el ataque y el mediocampo del equipo blanco, sino también en la zaga, donde hay que tener en cuenta el nivel mostrado por Varane en la ida y la imposibilidad de que juegue Marcelo por acumulación de amarillas, injusta la última, por cierto. En portería, salvo lesión, el titular será Casillas.

Esta es la información que se ha ido filtrando hasta hoy sobre las posibles variables del técnico del conjunto merengue:

EN DEFENSA:

Estas cuatro posiciones parecen ya tener dueño en la cabeza de Carlo Ancelotti. En el lateral derecho parece evidente que jugará Carvajal, que rindió a un buen nivel en la ida, mientras que en el izquiedo el técnico ya dejó claro que su primera opción es Fábio Coentrão y que el portugués, pese a no haber jugado frente al Málaga, ya está realizando ejercicios específicos de preparación al partido consistentes en resistencia, fuerza y velocidad antes de realizar un último entrenamiento previo al partido con el grupo. De todas formas, dejó abierta la puerta a Arbeloa y Nacho en caso de que hubiese algún problema con Coentrão. Ahora bien, en las posiciones centrales hay debate entre la afición, ya que a Varane, que está llamado a ser en un futuro el mejor central del mundo, no le va a valer haber sido el mejor del partido el pasado martes, porque, según parece, Carlo va a apostar por la veteranía de Pepe. Ramos es indiscutible para él y para la afición, aunque tendrá que estar a un mejor nivel que en la ida, donde se confió repetidas veces en la salida de balón regalándolo al conjunto de Simeone en la zona más peligrosa del campo.

EN MEDIOCAMPO Y EN ATAQUE:

Aquí viene lo complicado, el punto de debate principal. Modric y, casi con seguridad, Bale no van a poder jugar. La lesión del croata podría impedirle jugar todo lo que queda de temporada, a no ser que su equipo logre llegar sin él a la final de Champions, a la que llegaría muy justo, si llega. En el caso más optimista no sólo jugaría esa ansiada final, sino también la última jornada de liga, pero, de primeras, está descartado para ese partido. Por contra, la lesión del galés se prolongaría hasta los 15 días, aunque, visto lo visto, no me extrañaría que forzase para el miércoles, lo cual me parecería una locura, porque a lo mejor, con la tontería, si el equipo pasa, podría no jugar las semifinales ni la final, y todo para jugar con grandes molestias un partido de los que hay jugar con un nivel mínimo de forma. Tengamos en cuenta que es una lesión muscular importante en el sóleo de su pierna buena, ya confirmado tras las pruebas. La mayor duda en cuanto a su disponibilidad para el derbi cae sobre Benzema, que sufre un esquince, de menor magnitud que el de Modric, en una de sus rodillas. Según su entorno, Benzema suele experimentar rápidas recuperaciones, pero de momento está realizando entrenamientos muy pasivos. Recordemos que él ya jugó la final de Champions con una grave lesión en el abductor y que, si es necesario arriesgar, arriesgará, aunque tenga que jugar infiltrado.

Por tanto, quedan entre dos y tres vacantes libres en el once del Real Madrid. La primera de estas vacantes la cubrirá Isco, que, eso sí, viene rindiendo peor desde la vuelta de James. Al malagueño no parece sentarle bien la competencia. La duda está en la(s) otra(s) vacante(s) restante(s), Illarramendi, Lucas Silva, Khedira, Jesé y Chicharito son los cincos hombres que aspiran a ocupar ese puesto o, en caso de ausencia de Benzema, esos dos puestos. El debate entre 4-3-3 o 4-4-2 ha estado presente todo el año y para este partido no iba a ser distinto. Si jugasen Jesé o Chicharito con Benzema en el campo el esquema sería el 4-3-3, pero si Benzema no estuviese disponile, entonces, la voluntad de Ancelotti de un esquema u otro se plasmaría en la figura de James, que está de dulce en este momento. En este caso a mí me parecería que lo más lógico sería apostar por la opción que ya llevó a cabo el martes, y también en el clásico, con Bale: jugar con 4-3-3 3 en ataque y 4-4-2 en defensa, el hombre que vacilaría entre delanteros y medios sería James, ya que es un medio ofensivo con importante proyección vertical y gol a la par que capacidad de asistir. Esta opción obligaría al técnico a elegir a otro de los candidatos para que ocupe el medio del campo. En mi opinión, Ancelotti optaría por Illarramendi, pero creo que Lucas Silva resulta más eficiente y es menos propenso a cometer errores. Khedira, para mí, no es opción, está totalmente desvinculado del equipo por su inminente marcha. Ambos jugadores permitirían a Kroos volcarse más en ataque. Así que la alineación que pondrá está a la espera de ver qué pasa con Benzema. En caso de que esté, yo optaría por poner un hombre de mediocampo. En caso contrario, un delantero. Pero siempre manteniendo el 4-4-2 en defensa y el 4-3-3 en ataque, que es la formación con la que mejores partidos hemos visto jugar al Real Madrid.

También se podría barajar la opción de poner a Pepe de medio defensivo y que juegue Varane junto a Ramos en el eje de la zaga, pero no creo que sea un partido para experimentar.

Quizás Ancelotti debería haber dado más oportunidades a los suplentes a lo largo de la temporada, niguno parece estar satisfecho con su situación en el equipo y eso podría haber afectado a su forma y al rendimiento que puedan tener.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: