El ROMÁNICO en España se situó geográficamente en la mitad norte de la península a causa de la ocupación musulmana del resto del territorio. Este estilo llegó a través de las rutas de peregrinación hacia Santiago de Compostela. Esa entrada continuó este-oeste empezando en Cataluña y terminando en Compostela.

Este tipo de arquitectura estuvo influida por la francesa, la lombarda y la bizantina. En el románico catalán se observa la decoración exterior con los típicos arcos y bandas lombardos. Son ejemplos “San Pedro de Roda”, “Monasterio de Ripoll” y “Santa María de Tahull”.

Santa María de Tahull

En Castilla y León se dio un románico diferente al recibir otro tipo de influencia que queda reflejada en las iglesias de una sola torre. Son muestras de este tipo de arquitectura “San Isidoro de León” y “San Martín de Frómista”.

En Aragón y Navarra se introdujo un románico temprano con un predominante estilo francés. Son ejemplos la Catedral de Jaca, San Juan de la Peña o San Pedro de Olite.

San Juan de la Peña

En SANTIAGO DE COMPOSTELA se llevo a cabo la culminación del arte arquitectónico con su gran catedral que dispone de tres naves en el brazo mayor y en el del crucero, además de ábside con girola.

Iniciado el S. XII se desarrolló el estilo mudéjar que, influido por las formas y las técnicas islámicas y construcciones cristianas. Se da en dos periodos: románico MUDÉJAR y gótico mudéjar. En el románico mudéjar se emplean detalles constructivos románicos a partir de hiladas de ladrillos en zigzag en los cuales se aprecia la convivencia cristiana y musulmana. Los lugares más importantes del románico mudéjar se encuentran en Toledo: iglesias de San Román y Santiago del Arrabal; Ávila: torres de San Martin de Arévalo y San Nicolás; Madrigal de las Altas Torres: Iglesia de Lugareja de Arévalo y León: Templos de San Lorenzo y San Tirso.

Santiago de Compostela

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: