El maestro para el siglo XXI debe ser un descubridor, tal como nos muestra la película “Los Coristas”, no debe ver el vaso medio vacío sino medio lleno, fijarse en los aspectos positivos de sus estudiantes y buscar la manera de potenciarlos.

Debe ser un motivador, definiendo estrategias que le permitan generar interés en sus estudiantes hacia una determinada materia o tema en particular, como por ejemplo relacionando ese tema con la vida real o con los proyectos y objetivos de los estudiantes, formulando preguntas desestabilizadoras al inicio de la clase, resaltando los logros obtenidos por el alumno y no haciendo tanto énfasis en sus fallas, valorando tanto y más el proceso como el resultado final, de vez en cuando proponiendo trabajos en equipo siempre y cuando todos los participantes aporten.

Debe ser un mediador entre la tecnología, los conocimientos y el estudiante facilitándole a este todos los medios necesarios para sacar el mejor provecho de las herramientas con las que se cuenta.

Debe ser EVOLUTIVO, estar en constante cambio, buscando siempre el mejoramiento continuo y sobre todo estar a la vanguardia, capacitándose adecuadamente.

Debe tener un estilo de comunicación adecuado porque de nada sirve poseer muchos conocimientos si no se cuenta con una estrategia de comunicación que permita transmitirlos de forma apropiada.

Y en general ser un líder positivo que dirija, oriente y de sentido al esfuerzo de sus alumnos y que cuente con habilidades de cuestionar e investigar y que se preocupe por el lado humanista, ya que primero que formar profesionales se deben formar personas en todo el sentido de la palabra, capaces de tomar decisiones en las que prevalezca el interés general sobre el particular.

maestro

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: