A lo largo de la historia del cine muchos actores han estado a punto de perder la vida o quedar gravemente heridos en el RODAJE de algunas películas de las que formaban parte.

En la película “Seven”, cuando BRAD PITT se tira por la ventana del edificio donde vive Kevin Spacey, el marido de Angelina cayó mal y tuvo serias lesiones en el brazo izquierdo.

En “El señor de los anillos: La Comunidad del Anillo” el actor que hace el papel de Sam, durante la escena final, en la que se esfuerza en seguir la aventura junto a su amigo Frodo al cruzar el río, se cortó un tendón del pie con una piedra y perdió tanta sangre que se desmayó por lo que un helicóptero lo trasladó a un hospital.

El Sargento Mayor Hartman, en “La chaqueta Metálica” de Stanley Kubrick, tuvo un accidente de coche durante el rodaje, y cuando se recuperó siguió con las grabaciones disimulando su brazo entablillado. En algunas escenas podemos ver como lo esconde en la espalda.

Sin duda la película que se lleva la palma en peligrosidad es “El mago de Oz”.

Una de las actrices, MARGARET HAMILTON, estuvo a punto de quemarse la cara con una nube de humo y fuego provocado para una de las escenas. Su maquillaje era inflamable y el fuego la envolvió casi por completo. Afortunadamente consiguieron apagar las llamas.

En este mismo film, el hombre de hojalata casi muere asfixiado, puesto que parte de su maquillaje estaba hecho con polvo de aluminio y respiró tanto durante el rodaje que se vieron obligados a hospitalizarlo.

La mayoría de actores se expusieron a peligros en el rodaje de “El mago de Oz”, sobre todo por los materiales utilizados tanto para el maquillaje como para los decorados.

Los maquillajes contenían plomo y los actores debían procurar evitar la ingesta.

El director de la película, para simular la nieve utilizó amianto en el rodaje, material altamente cancerígeno.

El rodaje casi los mata

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: