Se espera que, en un futuro muy próximo, los robots humanoides pasen a formar parte de nuestra vida cotidiana, y se conviertan en una valiosa ayuda para facilitarnos las tareas domésticas y el cuidado de las personas. Unos robots humanoides con los que, además, podremos interactuar, pues serán capaces de reconocer su entorno, nuestras caras y nuestra voz. Los robots en casa pronto serán una realidad.

Reem, un robot humanoide para el hogar

No se trata del argumento del próximo estreno de ciencia ficción. Los robots humanoides, convertidos en asistentes para el hogar, son ya una realidad. La empresa PAL Robotics, creadora del robot Reem-C, que va a ser presentado próximamente en el Museo de la Ciencia de Barcelona, Cosmocaixa, ha empezado ya a comercializar robots domésticos que, además, pueden ser utilizados en Hospitales, Hoteles, Museos, Aeropuertos, Universidades, centros Comerciales...porque el robot Reem-C sirve de guía, de herramienta de logística y de entretenimiento, porque dispone de una pantalla táctil que puede ser utilizada para muchas aplicaciones de multimedia, ofrecer información en varios formatos o como Servicio de teleasistencia, pudiendo ser personalizado para adaptarse a las necesidades de cada cliente.

Reem-C, el robot más famoso

Reem-C es un robot bípedo humanoide de 1,65 metros de altura, que se desplaza a una velocidad de 5 km/h. Habla 30 idiomas, esquiva obstáculos y es capaz de levantar y transportar objetos de hasta 10 kilos de peso. Reem-C tiene capacidad para interactuar con las personas de su entorno, pues posee una cabeza motorizada con visión, seguimiento de caras y funciones de reconocimiento. Dispone de sensores y de una pantalla táctil multimedia.

Reem-C es el más famoso representante de la llamada robótica de servicio. Próximamente va a ser utilizado en varios proyectos de investigación en varias universidades y laboratorios.

Estos robots domésticos están diseñados siguiendo la tendencia del futuro: los avances tecnológicos tienen como objetivo principal mejorar nuestra calidad de vida. Aunque ya se han alzado voces en contra, pues sus detractores temen que, con el tiempo, los robots lleguen a sustituir a las personas, provocando la pérdida de muchos puestos de trabajo, como sucede ya en algunas industrias, y, más recientemente, en el sector de la hostelería, pues, en algunos países, como China y Alemania, ya se utilizan robots como cocineros y camareros.

Pero los robots humanoides, más que rivales, aspiran a convertirse en nuestros compañeros, para ayudarnos a mejorar nuestro día a día. Mientras, podremos dedicar más tiempo a esas actividades que siempre dejamos olvidadas por falta de tiempo. Porque para hablar más con nuestros hijos, visitar a nuestros padres o cuidar y recuperar viejas amistades nunca podremos ser sustituidos ni por el robot más perfecto del mundo. Al menos, de momento.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: