Roberto Martínez

El entrenador de Balaguer encaraba su séptima temporada como entrenador, su séptima temporada en Inglaterra con un gran reto: entrenar por primera vez a un equipo con aspiraciones europeas. Desde su llegada a las islas, Bob había encandilado primero a los aficionados del Swansea City y luego a los del Wigan Athletic como ahora está haciendo con los del Everton Football Club.

En su primera temporada completa como entrenador del Swansea, el técnico ilerdense logró el campeonato de la League One (equivalente a la Segunda B española) y al año siguiente tras sorprender avanzando algunas rondas de la prestigiosa FA Cup fue fichado por el Wigan, convirtiéndose tras Rafa Benitez y Juande Ramos en el tercer entrenador español que dirigía un equipo de la Premier.

Uno de los equipos con el presupuesto más bajo de la Premier logra de la mano de Roberto mantenerse en la máxima categoría durante las tres primeras temporadas del preparador español (2009/2010, 2010/2011 y 2011/2012) siempre de forma casi milagrosa en los últimos partidos del campeonato. La anterior campaña, el club consigue su mayor logro en la historia: proclamarse campeón de la FA Cup, no obstante Roberto no logra obrar el milagro por cuarto año consecutivo y el equipo desciende. La decisión del club, que difícilmente entenderán la mayoría de presidentes de clubes españoles es la de ofrecer la renovación al entrenador catalán. Sin embargo, había llegado para Roberto el momento de dar el salto a un equipo con mayores aspiraciones.

EVERTON

Los Toffees han de despedirse de su aclamado entrenador David Moyes que es fichado por el todopoderoso Manchester United. La búsqueda de sustituto no dura mucho, lo tienen claro. Le ofrecen el cargo a nuestro protagonista, Roberto Martínez Montoliu.

Algunos jugadores importantes se van (Fellaini), otros se quedan (Baines gracias al empeño del presidente y del propio Martínez) y otros llegan (Barry, Deulofeu, Lukaku...). De descubrirnos a la nueva joya de la cantera Toffee (Barkley) ya se encargaría solito el técnico de Balaguer.

Y la temporada empieza con tres empates consecutivos y algunas dudas. Para más inri el Chelsea de Mourinho es el próximo en visitar Goodison Park, el día en que las tornas iban a cambiar para el segundo club más importante de la ciudad de Liverpool. Un solitario gol de Naismith da la victoria al equipo de Bob. En la difícil salida a Boleyn Ground contra el West Ham United, emoción y goles y una nueva victoria de los Toffees. Anoche nuevamente y en casa frente al Newcastle ganarían brillando en la primera parte y sufriendo en la segunda pero rubricando un inicio de Liga poco menos que prometedor. Tres victorias y tres empates que dejan al equipo invicto, cuarto en la clasificación, a un punto del máximo rival (un Liverpool que también ha comenzado la temporada de forma brillante) y a tres de la cabeza y que demuestran que a Roberto no le amilanan los retos, que ha venido al Everton para quedarse y que tiene cosas importantes que decir en esto del fútbol.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: