mi escritorio

Los ritos paganos de la siempre polémica y sangrienta Semana Santa filipina arrancaron hoy con el calvario de penitentes que fuerón golpeados por las personas participante, más las flagelaciones de otros muchos que participaron en las procesiones de las cofradías.

En la localidad de Mabalacat, de la provincia de Pampanga que esta situada al norte de Manila, fue donde una veintena de penitentes de distintas cofradías fueron derribados a golpes mientras arrastraban una pesada cruz de madera de más de dos metros de largo.

Estos penitentes van descalzos y ataviados con túnica, encapuchados y con una corona de hojas en la cabeza, penitentes que en su mayoría son muy jóvenes, realizan el sacrificio convencidos de que esto servirá para tener buena suerte, salud y bienestar, de momento lo que si tienen destrozado es el cuerpo.

Esto no es todo, ya que en la comitiva, que también esta formada por una fila de fervorosos católicos que se flagelan o arrastran cruces de madera de menor tamaño, se ve que es contagioso, y se detiene cada vez que pasa delante de una iglesia, y se ponen morado donde la gente casi compite entre si para dar el golpe duros o más duros al penitente.

Hay un atado a unas cuerdas de las que tiran adultos, chiquillos y quienes se pongan por delante, y trata de echar a correr mientras le dan puntapiés y porrazos con trozos de manguera, pedazos de caucho o cinturones.

mi escritorio

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: