Antes de hablar de los RITOS FUNERARIOS,  en Euskalerria vamos a conocer algunas palabras en euskera que van a aparecer: hIlla (muerto, difunto), hillerria (cementerio), etxe (casa), etxekoandre (la señora de la casa).

La muerte de un miembro de la casa, lleva una serie de rituales para asegurar su paso de un mundo al otro. Los ritos comienzan cuando comienza la agonia y se avisa al cura para la administración del viático y al sacristán para que tañera las campanas (agonilo kanpaia).

El recorrido utilizado en todo este proceso de la muerte recibe los nombres de hil-bidea, korputz-bidea o anda bidea, es un camino establecido desde el primer momento.

Los ritos funerarios mandaban que para cuando el cura llegara a la casa, la etxekoandre, debía de tener preparados una tela de hilo con una cruz bordada, un vaso con agua bendita, y laurel bendecido del día de domingo de ramos.

Los ritos funerarios de vestir al fallecidos en tiempos más recientes es costumbre enterrar a los muertos con su mejor traje, pero en épocas no tan preteritas, la mujer cuando se casaba llevaba entre su ajuar una pieza de lino, bordadada que serviría para las mortajas.

Los ritos funerarios exigian el rezo del rosario en la habitación donde yacia el difunto, y en otra junto a esta se ofrecia comida y bebida para aquellos que pasaban a expresar su pesame.

Otro importante rito funerario era avisar a la abejas de la muerte de un etxekoa, para que fabricaran mas cera para hacer argizaiolak ( una especie de vela larga y fina enrollada en un huso de madera vistosamente labrada), para las ceremonias funerarias.

Desde el cristianismo los ritos funerarios del entierro se realizaba alrededor de la iglesia, aunque en épocas anteriores fue bajo el alero del tejado y bajo la protección de la casa, que más tarde quedo para los niños sin bautizar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: