Una vecina visita en una tarde veraniega al Señor Nochahua.

Luego de los saludos de costumbre, incluyendo el del año nuevo por cuanto no se habían visto desde el año pasado, se entabla una amena onversación entre los dos vecinos, en los que nos faltan las mutuas referencias a los problemas personales y familiares que nunca faltan y de los que nadie se libra.

LLegado el punto que acercó a la vecina a casa del Señor Nochahua, se solicita una plantita que faltaba en el jardín de la vecina la misma que en buena cantidad, tamaño y situación se  hallan en el jardín que les sirve de escenario de tan ameno diálogo.

Al momento de darle el asentimiento, el Señor Nochahua se dirige a la vecina con estas palabras:

-Usted escoja mi estimada vecina.

A lo que la vecina replica diciendo que : "Yo no soy coja, vecino".

Las risas comunes no se hicieron esperar.

El Señor Nochahua aclara el punto cambiando el verbo y puntualiza: "Ud elija señora vecina".

Frase que felizmente encontró eco en la vecina.

En una tarde veraniega de febrero caliente pero no libre de vientos frescos que parece han ahuyentado a los zancudos, un cuento más coloreado que lo normal sigue a las risas cortas de la frase de "Coja y escoja",la entrega de la plantita con su tierra que acompaña a la raíz, y la despedida normal entre dos buenos vecinos.

Dicho sea de paso la vecina camina normalmente y tiene su anatomía completa.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: