El riesgo país es no contar con condiciones viables para la vida civil en armonía, donde existan oportunidades de desarrollo humano integral, reflejadas en calidad de vida para todos.

Desde el punto de vista económico el riesgo país es la confianza generada, para los inversionistas y consumidores, en un mercado garantizado de impedimentos que lo restrinjan.

Existe un indicador universal que califica el riesgo país, teniendo en cuenta la estabilidad de gobierno libre de vicios de corrupción, con el llamado gobierno corporativo, que mide las buenas practicas en un marco de valores.

De igual manera el riesgo país tiene en cuenta la convivencia de la sociedad civil, en un contexto de alta seguridad y el respeto por los derechos humanos, sobre todo la dignidad y la vida.

No menos importante dentro del riesgo país, es la concepción del modelo económico, donde se garantice la libre empresa con un marco jurídico que proteja la competencia leal.

El riesgo país es de vital importancia para la inversión extranjera, sobre todo de multinacionales que amplían su círculo de influencia, como una estrategia de expansión de sus mercados.

No podemos dejar de lado que para el riesgo país, es sumamente importante el potencial económico, que no es más, que las ventajas comparativas y absolutas en ciertos renglones.

Para nadie es un secreto que las comunicaciones es de los mejores negocios, los servicios de celulares e internet sobre todo, éste último permite el desarrollo de servicios conexos como la televisión y la radio a costos competitivos.

Las comunicaciones en un estado con una estabilidad democrática a través de su historia, brinda dentro del riesgo país una alta calificación, con oportunidades con ventajas absolutas para los grandes inversionistas.

Inversionistas que generalmente por su poderío económico son pocos, en una lista restringida privilegiada, que pueden aprovechar las ventajas absolutas brindadas, entiéndase por absoluto el término libre de amplia competencia directa o indirecta.

Para el riesgo país las economías emergentes son atractivas, por las grandes oportunidades de consecución de altos márgenes de rentabilidad, primero por su evolución económica, y segundo por las exenciones tributarias ofrecidas.

Es curioso que el riesgo país sea mas importante para la inversión extranjera, que para la nacional, ello porque generalmente, dentro del juego económico de la inversión, se requiere la expansión de mercados.

También es muy curioso que el riesgo país, parece no importarle el ingreso per cápita de sus habitantes, al juzgar por las inversiones extranjeras en los países emergentes, que en nada han mejorado la calidad de vida de los mismos.

El ingreso per cápita para mejor ilustración es lo que le correspondería a los moradores de una comunidad, por los ingresos totales del país, una simple división ingresos sobre número de moradores relativamente estables.

Aquellos países donde persisten aún conflictos armados, que bajan notablemente la calificación del riesgo país, cuando logran por lo menos impulsar intentos de tratados de paz, alborotan el cotarro de los inversionistas.

La paz es un ítem que eleva el indicador del riesgo país, más como un factor económico que social, es necesario para que la empresa crezca, así el desbalance social continúe.

En pocas palabras el riesgo país no es un indicador que la gente viva mejor, sino la posibilidad de estabilidad para la inversión extranjera.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: