fotografia

En muy divertido hacer los propios caramelos con los sabores que nos gusten y les agraden también a la familia, principalmente si hay niños. El secreto está en hacer un buen almíbar que es muy fácil pero hay que estar alerta para retirarlo en el punto conveniente. Se pueden hacer de muchas clases y sabores, también de gelatina que resultan deliciosos. los caramelos tienen un origen muy antiguo y se desconoce cuando se empezaron pero lo seguro es que fue a consecuencia de la necesidad que ha tenido el hombre de encontrar alimentos que proporcionen energía a la hora de hacer viajes o de realizar esfuerzos que requieran muchas calorías. 

fotografia

FOTOGRAFIA

En un principio se mezclaba la miel con cereales o frutas, más tarde, con la aparición del azúcar ya fue este el protagonista principal de los caramelos de todo el mundo.

RECETA DE CARAMELOS DE LIMÓN, MENTA, NARANJA, ETC.

Ingredientes

1 parte de agua

2 partes de azúcar (las cantidades varían dependiendo de la cantidad de caramelos que se quiera hacer).

2 cucharadas del sabor que se le quiera poner (limón, menta, anís, miel, etc.)

Varios moldes de diferentes formas.

PREPARACIÓN.

1º Se mezcla en un cazo el azúcar con el agua y se pone al fuego que tiene que ser lento. Antes que empiece a hervir se le añade el sabor que se le quiera poner, (limón, naranja, miel, etc.)

2º Se va removiendo a fuego lento hasta que ya se ve que está espeso y la masa se va despegando de las paredes.

3º Se pasa con una cuchara a los moldes que previamente se han untado con un poco de aceite de girasol para facilitar que se despeguen luego.

4º Cuando los caramelos están fríos, se despegan de los moldes y se envuelven en papel fino especial para caramelos. Luego se guardan en una caja que cierre ermética y se guarda en un sitio fresco de la casa.  

FOTOGRAFIA

FOTOGRAFIA

RECETAS DE CARAMELOS DE GELATINA.

Ingredientes

1 parte de agua.

2 partes de azúcar.

2 sobres de gelatina sin sabor.

1 sobre de gelatina con el sabor que se quiera.

Moldes variados.

PREPARACIÓN.

1º Poner en un cazo el agua, el azúcar y la gelatina sin sabor.

2º Antes de que empiece a hervir se le añade la gelatina del sabor que más os guste y se va moviendo con una cuchara de palo hasta que espese. Siempre a fuego lento.

3º Cuando la masa ya está espesa se va poniendo con una cuchara en los moldes, previamente untados con aceite de girasol y se deja enfriar todo el día.

4º Luego se sacan y se pasan por azúcar. Estos caramelos se deben guardar en el frigorífico y es preferible consumirlos antes que los primeros que se pueden guardar por tiempo indefinido.

 

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: