Wagner

RICHARD WAGNER

Su lugar de nacimiento se sitúa en Leipzig, actualmente Alemania, en 1813 y falleció a los setenta años de edad, en 1883, en Venecia, Italia. Se sabe que su padrastro, el señor Ludwig Geyer, era de profesión actor, pintor y poeta. Ello influyó en Richard Wagner desde su más temprana infancia en la cual desarrolló el amor y gran atracción por el arte en todas sus facetas.

Richard Wagner amaba la literatura. No obstante, la sinfonía número 9 de Ludwig van Beethoven le marcó el porvenir y se dedicó desde entonces completamente a la música, sin abandonar la literatura, a la que le dedicó un poco de su tiempo libre.

De forma autodidacta, Richard Wagner comenzó a estudiar música a través de los grandes compositores. El progreso de su formación avanzaba de forma lenta, condicionada por no tener quien le orientara en sus estudios. Sus primeras composiciones mostraron ser un reflejo de aquellos grandes maestros a quienes estudiaba, sin desmarcar aún su propia firma e identidad en las mismas. Richard Wagner, movido por el amor a la música, no desistió de seguir en su camino del aprendizaje. La lentitud y la dificultad inicial que manifestaba en crear sus primeras obras no le desanimaban en ningún momento para abandonar el aprendizaje.

En 1843 estrenó su obra “El holandés errante”. Esta composición carecía aún de una personalidad propia. La siguiente obra que se conservó - (con el tiempo se han perdido algunas composiciones de él) - se titula “Tannhäuser und Lohengrin”. Esta ya demostraba la dirección hacia el drama. A partir de este momento, ya comenzaba a crear composiciones más afianzadas como “El oro del Rin” (de la tetralogía El anillo de los Nibelungos) y TRISTÁN E ISOLDE. Poco a poco se iba abriendo camino y afianzando en su propio estilo. Las obras de Richard Wagner hallaron tanto grandes admiradores como críticos. Uno de sus mayores seguidores era el rey Luis II de Baviera. El aristócrata le ayudó económicamente al músico. Gracias a ello pudo construir el teatro denominado en alemán “das Festspielhaus” en Beyreuth, donde Richard Wagner pretendía estrenar sus obras, las dramas musicales. Es más, Richard Wagner era amigo del compositor Franz Liszt y se casó con su hija Casima.

Una de sus últimas obras compuesta antes de fallecer es la ópera Parsifal. Tras su duro estudio, aprendizaje y trabajo, Richard Wagner no sólo se consagró como compositor, director de orquesta, poeta y teórico musical, sino que se convirtió en uno de los mejores compositores de la música clásica.

LA ÓPERA Tristán e Isolde de Richard Wagner se describe como el inicio de la música académica moderna. Richard Wagner marcó un antes y un después. Todas las composiciones creadas por diferentes autores vienen fuertemente ligadas a la teoría musical de Richard Wagner, maestro e influencia de la música contemporánea.

Friedrich Nietzsche, gran filósofo, pensador y poeta alemán, formaba parte del grupo íntimo de amistades de Richard Wagner. Publicó su primera obra bajo el título “El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música”, y en ella proponía las obras de Wagner como el renacer dionisíaco de la cultura europea en oposición del racionalismo decadente. No obstante, la amistad entre ambos no era eterna y sufrió una fractura de la misma.

En la actualidad, Richard Wagner es uno de los compositores más consagrado y sus obras marcan un antes y un después en el estudio de la teoría musical. Aún hoy en día es considerado por muchos un gran genio. RICHARD WAGNER

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: