riada valencia

RIADA DE VALENCIA (1957): DESOLACION, SOLIDARIDAD Y SUPERACIÓN

   El río Turia, que recorre 280 kilómetros entre las provincias de Teruel, Cuenca y Valencia, no es un río especialmente grande ni caudaloso, pero sí se caracteriza por sus grandes crecidas cuando llueve por las zonas que recorre. En la zona mediterránea española, y especialmente en Levante, a menudo se produce durante los meses de otoño el fenómeno meteorológico de la gota fría, que conlleva precipitaciones muy intensas. Las lluvias que cayeron en Valencia y en toda la cuenca del Turia durante los días 13 y 14 de octubre de 1957 tuvieron como consecuencia el desbordamiento de este río el 14 de octubre de 1957 a su paso por Valencia, ciudad que atraviesa el Turia y en cuyo mar desemboca.

riada valencia

   Las cifras oficiales hablaron de 81 muertos como consecuencia de la riada, sin embargo se sabe que fueron muchos más, ya que había mucha gente sin censar, especialmente familias pobres que vivían cerca del río en las que murieron la totalidad de sus miembros, sin que ninguno pudiese reclamar a sus familiares. Además, muchas personas que sobrevivieron a la riada pero que resultaron heridas o enfermas, murieron después, sin que constasen en la cifra oficial de fallecidos. La cifra exacta de fallecidos no se sabrá nunca, pero se estima que esta riada debió de causar en torno a 400 muertos, además de gran cantidad de pérdidas materiales. La riada marcó un antes y un después en la memoria colectiva de los valencianos

riada valencia

La riada dejó a Valencia sumida en la desolación y en el dolor. Además de la tragedia de los muertos, miles de valencianos se quedaron sin hogar y sin medio de vida. La riada se llevó coches, kioscos, comercios, empresas. Valencia se quedó incomunicada, sin luz, sin agua potable, sin teléfono, sin pan.

riada valencia

   La Cruz Roja y el Ejército prestaron una ayuda inestimable tras la riada, tanto en las tareas de rescate como en la retirada de toneladas de fango y en el reparto de comida. Las emisoras de radio difundieron la noticia de la riada y los españoles demostraron una vez más su gran corazón y su solidaridad cuando suceden hechos como éste. Las ayudas desinteresadas llegaron desde todos los puntos de España. Mención especial merece Murcia, de hecho Valencia llamó barrio de la Fuensanta en honor a la patrona de Murcia a un barrio creado para alojar a cientos de personas que lo habían perdido todo. También se recibieron ayudas solidarias de Portugal y de algunos otros países europeos y americanos. La solidaridad se dio también entre los propios valencianos, que se volcaron en ayudarse unos a otros y compartir lo que les había quedado.

riada valencia

   Una donación de 5 millones de pesetas llegó desde Mónaco con remite de los príncipes Rainiero y Gracia. El motivo de que se fijasen en la tragedia sufrida por nuestra ciudad fue que el año anterior, tras su boda, emprendieron una luna de miel que tuvo Valencia como primer destino. Les gustó mucho la ciudad del Turia y el trato que les dio su gente, por eso en cuanto se enteraron de la riada que habia asolado Valencia no duraron en materializar su apoyo. En agradecimiento, Valencia les dedicó una de sus calles, a la que se dio el nombre de calle de los Príncipes de Mónaco en honor a Rainiero y Grace.

   El nivel del agua durante la riada alcanzó diversas alturas en las diferentes zonas de la ciudad de Valencia, desde el medio metro en la entonces llamada avenida de José Antonio, hasta los 5 metros en la calle Doctor Oloriz. Infinidad de edificios valencianos tienen marcas que señalan la altura que alcanzó allí la riada, con letreros e inscripciones del tipo "hasta aquí llegó la riada", "nivel que alcanzaron las aguas de la riada de 1957", o "altura alcanzada por las aguas en la riada". 

riada valencia

riada valencia

   Como consecuencia de esta riada, se tomó una medida especial para que esta catástrofe no se repitiese nunca más: desviar el cauce del río Turia para evitar que siguiese pasando por el medio de la ciudad de Valencia y que otra riada pudiese volver a asolar la ciudad. Este proyecto se llamó Plan Sur, ya que el Turia fue desviado hacia el sur de Valencia. Para contribuir en los gastos de este proyecto, entre 1963 y 1985 todas las cartas y demás envíos postales que se realizaban desde Valencia debían llevar, además del franqueo vigente como el resto de España, un sello especial que decía Plan Sur de Valencia, que costaba 25 céntimos de peseta. Hubo hasta 10 modelos de este sello a lo largo de todos esos años, pero el precio siempre se mantuvo en 25 céntimos.

Valencia empieza a reponerse tras la riada

   Como consecuencia de esta riada, se tomó una medida especial para que esta catástrofe no se repitiese nunca más: desviar el cauce del río Turia para evitar que siguiese pasando por el medio de la ciudad de Valencia y que otra riada pudiese volver a asolar la ciudad. Este proyecto se llamó Plan Sur, ya que el Turia fue desviado hacia el sur de Valencia. Para contribuir en los gastos de este proyecto, entre 1963 y 1985 todas las cartas y demás envíos postales que se realizaban desde Valencia debían llevar, además del franqueo vigente como el resto de España, un sello especial que decía Plan Sur de Valencia, que costaba 25 céntimos de peseta. Hubo hasta 10 modelos de este sello a lo largo de todos esos años, pero el precio siempre se mantuvo en 25 céntimos.

sello plan sur

   Como consecuencia de la riada y del desvío del cauce del Turia a su paso por Valencia, el antiguo cauce se fue transformando poco a poco. Actualmente es una enorme zona verde de más de seis kilómetros de longitud, llamada Jardín del Turia. El área está dedicada principalmente a jardines, deportes y ocio, albergando el zoo en el llamado Bioparc, pistas deportivas, el parque Gulliver, el Palau de la Música o la Ciudad de las Artes y de las Ciencias.

jardín del turia

ciudad artes ciencias valencia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: