El restaurante bajo el mar: The Red Sea Star

A cinco metros debajo del Mar Rojo y frente a la costa israelita de Eilat se encuentra uno de los restaurantes más famosos del mundo: The Red Sea Star, que además de tener un suelo cubierto de arena y una sala de baile en la superficie, tiene 62 ventanales a través de los cuales puedes apreciar la belleza del fondo marino con sus corales y peces.

The Red Sea Star tiene forma de estrella y es una extravagancia en el mundo de los restaurantes, pues está repleto de formas marinas: las banquetas se asemejan a un pulpo, las lámparas a las medusas y el piso está cubierto de arena con una capa transparente de resina epoxi para imitar la arena húmeda.

A diferencia de otros restaurantes en el mundo, para llegar a The Red Sea Star primero tienes que pasar por un puente de 70 metros de largo que une la costa de Eilat con la plataforma de este restaurante y después bajás por una escalera hasta el piso inferior; al final podrás comer y disfrutar del espectáculo de las mantarrayas e hipocampos que pasean cerca del restaurante.

¿Mala vista? ¡Imposible en The Red Sea Star!

Con sus más de 60 ventanales es imposible que haya una mesa que no tenga una buena vista en The Red Sea Star, en contraparte de lo que sucede en los restaurantes de las grandes ciudades, donde a lo mucho que puedes aspirar es a ver automóviles, edificios y avenidas. ¡Un gran placer si gustas de ver el esplendor de la naturaleza!

La construcción de este restaurante llevó la participación de varios expertos y materiales desde diferentes partes del mundo; por ejemplo las ventanas fueron llevadas desde Japón, y por la noche ofrece una iluminación suave que no moleste a los animales del mar, de tal manera que los visitantes “bucean en seco”.

Algo peculiar de este restaurante, con capacidad para 105 comensales, (¡y aun más peculiar para los empleados!) es que abre los 365 días del año; es decir que no hay días feriados ni fines de semana.

¿Qué hay que ver en Eilat?

La ciudad está situada a una hora en avión desde Tel-Aviv y tiene un magnífico paisaje que ofrece contrastes entre el azul del mar y las montañas de Edom. Es un paraíso si quieres bucear, esquiar en el agua, nadar o navegar, además puedes visitar el Parque Timná, con los Pilares de Salomón como mayor espectáculo, y comprar sin IVA porque la ciudad es puerto franco.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: