RESPETO, MI PEQUEÑO APORTE

La gente de la empresa para la cual trabajo, vive echándole la culpa hasta la pobre vaca que nada tiene que ver, pero como este es el país de las culpas, alguien debe cargar con ellas, quienes quieran que sean, menos los propios culpables.

Muchas trabajadoras y trabajadores, compañeros de la empresa, caen de forma desconsiderada e inconsciente en este terrible error, pasan la vida arrojándole acusaciones a la empresa de todo lo malo que supuestamente ocurre, que si el problema de algunos salarios incompletos, que no hay material para el aseo y limpieza de las áreas, que si la falta de mantenimientos de los equipos, instalaciones e infraestructuras, que si los negociadores no han definido el contrato, etcétera, etcétera.

Pero vamos a hacer una retrospectiva, de las cosas más simples, es decir vamos a comenzar por nosotros mismos, como trabajadores, ¿Hacemos adicionalmente algo que enriquezca nuestra labor diaria? Muchas veces los que más se quejan, son los que menos dan. Si comenzamos por estacionar nuestro vehículo en las áreas permitidas, por ejemplo, dejando libre las áreas no permitidas o restringidas, para que las operaciones fluyan de forma adecuada, estaremos dando, con este minúsculo aporte un valor agregado a nuestra corporación, le estamos dando a la empresa el respeto a sus normativas internas y nos deberíamos sentir en paz con los demás y con nosotros mismos, en armonía con la empresa que nos esta forjando como trabajadores, algo tan sencillo que es paradójico que no se cumpla. En un 90% de los casos los trabajadores estacionan en áreas no permitidas, dentro de las instalaciones de nuestra corporación, es algo patético, es lamentable que cosas como estas ocurran, en una empresa que tenia una cultura de respeto a la normativa interna, a la preservación del ambiente y a muchas otras cosas que le daba un valor agregado, un estatus elevado por encima de muchas otras empresas, creo una generación de trabajadores con mística y ética de servicio.

Que salga de nuestras entrañas, el mejoramiento continuo y sistemático de nuestro comportamiento corporativo, con ello le vamos a dar a nuestra empresa, nuestros compañeros, contratistas, visitantes, la mejor imagen, una imagen honorable, honrada, de respeto y todos los aspectos positivos que suman, nuestro país y nuestra empresa requieren sumas, no restas.

Vamos, estamos a tiempo de corregir estas pequeñas desviaciones que degeneran en peores anormalidades y que atenta fragantemente contra una de las primeras empresas de nuestra patria.

RESPETO MI PEQUEÑO APORTE

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: