Resfriado de sol o de verano

Todos nos quejamos de que cuando empiezan los primeros fríos vienen los resfríos.

Pero, ¿qué tenemos que decir respecto a los “resfríos de sol”? Normalmente cuando empiezan los primeros calorcitos, corremos felices a vaciar nuestros roperos y quitar toda la ropa de invierno y poner la de verano. Felices vemos como vuelven los colores, la ropa fresca, fuera la ropa pesada. Y así salimos, vestidos para el calorcito que va asomando y no tenemos en cuenta que todavía NO ES verano. Estamos en primavera, la cual ya no es lo que era, como dicen nuestros mayores, pero en primavera de tardecita refresca. Y debido al cambio climático, además de refrescar de tarde, refresca cuando quiere, caen lluvias semi torrenciales que duran una horita y luego sale el sol…. Y nosotros de camisa fresca y sandalias!!!! Con suerte esquivamos la lluvia y sólo se nos pone la piel de gallina, nos frotamos los brazos y pensamos que ya pasará.

Pero no nos daos cuenta que cuando pasa, ya el cuerpo se nos enfrió. Y no de una forma paulatina, como debe ser, sino que vino un frío de golpe que nos enfrió de golpe. Y luego pasa el golpe de frío y luego calor de nuevo. Y terminamos pasteurizados. O es lo que pensamos. Ojalá nos pasteurizáramos y se murieran todas las bacterias, viurses y bichos afines. Lo que hicimos fue empezar a incubar un hermoso resfriado. Y cuando empiezan los primeros estornudos, el vecino de turno nos dice: eso es alergia de primavera. Y a la noche nos acordamos de nuestro vecino cuando ya estamos afiebrados y no paramos de estornudar, nos pica un poquito la garganta y así vamos.

Así que:

1 – aunque nos moleste, salir siempre con un abrigo liviano

2 – no empezar aún con las sandalias. Podemos usar unas bailarinas que las hay de todo tipo y no se nos enfriarán los pies a la tardecita o frente a una nube helada

3 – prever de llevar uno de esos paraguas plegables que no miden más de 15 cms y se esconden muy bien en el fondo del bolso

4 – tratar de no usar ropas muy claras al principio de la temporada de calor, así el cuerpo no se calienta tanto (los colores oscuros rechazan el calor del sol)

5 – tener siempre en casa té y limón, y si os gusta, miel, porque apenas empiecen los primeros estornudos, sería buenísimo tomar antes de dormir un té con limón endulzado con miel. ¿Por qué? Por la simple razón de que si dormimos con la nariz tapada, necesitamos abrir la boca para respirar. Al respirar con la boca abierta y no hacer realmente calor aún, nos entra aire frío que a los más sensibles nos inflama la garganta y el resfrío se convierte en catarro y terminamos por odiar la primavera

6 – Hacer vahos de tomillo u orégano para descongestionar la nariz

7 – esperar al verano real. Hay tiempo para todo y todo tiene su tiempo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: