Entre el más y el menos está el cero.

¿Ficción?

El Club de la Pelea

Reseña

A cántaros las calles en el murmullo de bandera verde y roja arrebatada, en calle de crucigrama, bochinche de borracho dado y nieve negra es aquí la historia de la cochinada gris de raspada raíz y plástico mordido hecho dorada fama, de la vena mineral cual horda en corteza de roble sedimentado, de la pálida propaganda descarada, del escuálido noticiero que en patentada triquiñuela arroja las sobras del tiempo sin freno y la esclavitud de un prendedero hasta la silueta de la loca llama a la patria de hambrienta penitenciaria a latigazo y pilar de la deuda horaria en soberanía alquilada dónde la seda pesa cual monolito. “Lo que posees termina poseyéndote a ti”. Dice Brad Pitt a Edward Norton. “Señores Bienvenidos al Club de la Pelea”.

“No eres cuanto tienes el banco, no eres el auto que conduces ni el contenido en tu billetera, no eres tus malditos caquis”“Soñaba con una vida distinta” se dice Edward a sí mismo en off.

Recurrente a grupos de apoyo, finge enfermedades para desahogarse llorando en brazos de sus amigos.

Épica película donde se hace claro el ser o no ser de Shakespeare, las tres etapas del desarrollo que tiene el espíritu descritas previamente por Zaratustra en su libro así hablo Zaratustra de Nietzsche, (Camello, El León y Niño) La ley del despego en el budismo.

En insomnio se nos presenta el personaje principal entre aquellas palabras rehenes del paraíso que nunca existió, golpes perforantes halados del tiempo que no transcurrió, suerte de curvas en el recto destino, recuerdos mascados por el olvido de sabores inalcanzables, se sueña que se duerme para luego despertar y seguir las huellas al aire que deja su alter ego Tyler, pero ¿dónde termina el sueño y empieza la realidad? ¿Se encuentra la bondad mimetizando la pena o es acaso la maldad en pantomima de esperanza? El designio de la dicotomía.

Tres etapas del espíritu:

Camello

Sin decidir sobre las cargas que se lleva cuando se es joven o adolescente, designado del apartado “adolecer”. Cada carga es un “que”, se es descrita como la primera parte de transformación que acude al espirito, lo cual se ve reflejado en la película como el sistema que se nos da, el capitalista asignado en “tú debes”, frases en la película como “Mi papa nunca fue a la universidad entonces era muy importante que yo fuera”, “Entonces me graduó. Lo llamo a larga distancia y le pregunto; ¿papa ahora qué? Y dice consigue trabajo.” “Ahora tengo 25, hago mi llamada anual otra vez, ¿Papa, ahora qué? Él dice; No sé, Cásate”.

León:

Es en una trinchera donde nace la bestia y ruge en un sinrazón mientras encara a la muerte arremetiendo sin dudar como el sol al cielo de sangre vuelta una misma con el acero y el hierro puliéndolas con el agua de la vida, desvaneciéndose más en euforia que flor pisada, con vistas al último descanso, de esa vez helada que vuelvo un ramo de cuchillos al nervio erizando los huesos, pues si falla el arma, pues si falla el cazador, la determinación caza en lo profundo como trueno en gracia de fuego y de llamas frente al vacío donde las flechas se tragan la luz dejando un nudo en la garganta ante fulgor frenético de voluntad. Y como es descrito en el libro arroja las cargas pesadas del camello, en libertad donde sin creer en dios contrapone el “tú debes” ante un “tú quieres”. Es aquí donde surge el personaje interpretado por Brad Pitt, Tyler Durden. Y sin más se enredaron los dragones; algodón y trueno, deber y querer mientras en silencio acudían los ríos al prado, las ovejas al rebaño. El ser apolíneo versus el ser dionisiaco. Mientras hurgaba en el dolor como redentor hambriento.

Frases como: “Dejemos de ser perfectos, evolucionemos, dejemos que las piezas caigan donde deben”, “Al diablo la redención”, “Hasta que perdemos todo estamos dispuestos a hacer lo que sea”.

El Niño:

Con gentil canto de fogata, de yemas y arcilla al vórtice de tonos en juventud sin el ciclón del sueldo, tejiendo la fibra de violines en miel y pan trayendo el cuarzo a jazmín, De estatutos que reviven y escapista que corre en la risa a racha de resbalo donde el diamante del renegado vuelve a carbón ante lagrima enterrada, entre dioses y su hedor privado, saltando horizontes como simas de escalones el de cofre de hoyuelos y corazón cromado en la dicha, Las gracias de destruir semillas quedan atrás y vienen las de plantar árboles para no verlos crecer ni comer sus frutos. La balanza creadora ante el ahora canto dulce de la locura de rio con viejo andar.

  • “Estabas buscando una forma de cambiar tu vida, no podías hacerlo por tu cuenta, todas las formas que deseas podrías ser, ese soy yo””Soy inteligente capaz y más importante, soy libre en todas las formas que tu no lo eres”. Le dice Brad Pitt a Edward Norton.”Es imposible es loco” responde Edward.
  • “No, la gente lo hace todos los días, hablan con ellos mismos, se ven a sí mismos como les gustaría ser, ellos no tienen el coraje que tú tienes, de simplemente seguir, con eso” dice el personaje Tyler mientras desaparece de la conversación y queda Edward hablando solo.

 

Edward Norton , anonimato , insomnio

Es desde aquí que empieza el súper hombre descrito también por Nietzsche en el mismo libro “Así habló Zaratustra”

  • “Tres minutos, esto es, el principio, la zona cero”, “Fuera de estas ventanas veremos el collapso de la historia financiera, un paso más cerca del equilibrio económico” Dice Tyler.
  • “Te lo ruego por favor no hagas esto” dice Edward Norton“Yo no estoy haciendo esto, nosotros estamos haciendo esto”, “Esto es lo que queremos” Responde Brad Pitt“Jesús, eres una voz en mi cabeza” Dice Edward Norton.
  • “Tú eres una voz en la Mía” Dice Brad Pitt“Toma algo de responsabilidad” Dice Brad Pitt“Yo lo hago, yo soy responsable de todo, y yo lo acepto entonces por favor te lo ruego, por favor cancela esto”. Dice Edward Norton
  • “¿Alguna Vez nos he decepcionado?” Responde Tyler.
  • “Como siempre Te cargare pateando y gritando y al final me agradecerás” Responde Brad Pitt.“Estoy agradecido contigo por todo lo que has hecho por mí pero esto es demasiado, no quiero esto” Dice Edward Norton.
  • “Ya está hecho, entonces cállate. 60 Segundos y podrás ver” Responde Brad Pitt

Y caen ciudades, a semilla que estalló en roca y ceniza arrasando con las amapolas y cual camaleón se perdía entre carbón de catedral, caen frente al sol petroleado, al laberinto de prismas y espejismos que trae el escombro con la brisa y envicia al trueno en la noche pura y palpitante, canalizando el límite para romperlo en libertad dejando atrás el consumismo, en el anonimato. En El Club de la Pelea. Por el caminar de muletas, la ruleta de la cola del bus, por la luz prestada de tubo y el uniforme de cuadros. Por el brillar amarillo de las compraventas. A su vez el personaje principal le da la espalda a la audiencia mientras mira a las explosiones, tomando la mano de su amor Marla.

Película, del año 1999, basada en una novela con el mismo título escrita por Chuck Palahniuk, protagonizada por Brad Pitt y Edward Norton, contando con David Fincher como director y con grandes actores y actriz como Helena Bonham Carter que interpreta el personaje de Marla Singer y Robert Paulson interpretado por Meat Loaf actuando como el amigo del narrador con el cual se desahoga en uno de sus grupos de apoyo, se nos es introducido como un físico culturista el cual debido a los esteroides desarrollo pectorales inmensos, contando también con Jared Leto interpretando a un personaje sin nombre pero que es descrito en los titulo como “Cara de Angel” y también Zach Greiner,interpretando a Richard Chesler que actúa como el jefe de cubículo de oficina del narrador, que gran parte patrocinaba su afán en el conseguir todo tipo de objetos ( a veces in necesarios para el) hasta que salen expulsados por las ventanas tras una detonación en su apartamento.

Un plan y un accidente son la raíz que pueda tener la voluntad pero fueron estas mismas semillas del designio, que lleva a florecer, fuera la opción, suscripción de la promesa al designio y este una posibilidad que cobra el suceder. La decisión que toma la tierra acudiendo a su cómplice, floreciente escoge, libremente sus fines esculpiendo, a suerte de vaivén en el destino y suerte como la hoja que a cantaros se llevó la canaleta en la llovizna, de un lado a otro pero siguiendo el mismo camino en definitiva ante la contrabandista del intrigo, la gracia y el sosiego a un trato de “esto pasara también” escribe atentamente su credo en las más finas membranas de la hojuela, quizás rezagada quizás exiliada en su camino al suelo, al caño. En todo caso a hacia un nuevo horizonte llegará.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: