Represión mental y social

La represión mental podría entenderse como un esfuerzo de desalojo. Es el modo mediante el cual se desalojan los pensamientos o fantasías amenazantes

Estos pensamientos se producen porque se han tenido determinadas vivencias. Los pensamientos que se tienen sobre un determinado suceso, están unidos al recuerdo de ese acontecimiento. Cuando se produce el momento de reprimir, esos recuerdos y pensamientos se desalojan de la memoria. 

Represión social

Algo parecido sucede cuando se produce represión social. En este caso, el pensamiento reprimido sería como un grupo rebelde de la sociedad, que tiene como único propósito ir en contra del gobierno, sea del color que sea el  mismo. 

Para organizarse, este grupo rebelde se reúne, organiza manifestaciones y empieza a crear malestar en el resto de la sociedad. En ese momento, el gobierno al ver lo que ha sucedido, utilizará los medios necesarios para que todo vuelva a la normalidad, no le importan las consecuencias que su modo de actuar puedan tener. Y como es consciente de que no puede aniquilar al grupo rebelde, termina enviándolo lo más lejos posible. Pero no solo lo hace con el grupo rebelde, sino que también procede del mismo modo con los ciudadanos que se han visto afectados por esos rebeldes. 

Pero puede ocurrir que ese grupo rebelde no se de por vencido, por lo que la respuesta por parte del gobierno será la de volver a reprimir pero esta vez con más fuerza y contundencia. Ante lo que el grupo rebelde reaccionará ocasionando importantes estragos y se disolverá. 

Freud estableció la relación en el psicoánalisis

Lo que hizo, fue poner la represión como el efecto del choque que se había producido entre los dos grupos. Llegó a la conclusión de que los que habían sido reprimidos y expulsados habían sido los factores represivos de la mente y la represión por parte de la sociedad. 

Represión mental y social

Todas las personas tienen sus vivencias, algunos las recuerdan con temor y quieren deshacerse de ellas, aunque a veces estas vuelven y crean momentos de pánico y trastornos, como el insomnio, mareos o bajadas de tensión. 

Sin embargo la represión social, no solo la que se realiza contra el gobierno, sino la que se hace contra el resto de la sociedad en ocasiones son  más difíciles de alejar. Aunque algo que puede funcionar,  es condenarlos al exilio, es la única forma en la que entenderán que la represión tiene que estar alejada de las personas que quieren vivir en paz. 


 

 

 

 

Represión mental y social

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: