Inflamación de las articulaciones


Cuando las articulaciones se inflaman, la persona comienza a sufrir los dolor en estas. Es una molestia común que puede ser provocada por una mala postura, un estilo de vida sedentario, o cambio repentino del clima. Hablaremos de cuáles son los mejores remedios naturales contra el dolor en las articulaciones y sus causas.

Estos dolores en las articulaciones se producen en una o más uniones entre los huesos. Principalmente son causados por procesos inflamatorios que tienen diferentes causas. Algunas personas pueden sufrir en las articulaciones dolores causados por enfermedades crónicas como la artrosis o la artritis. En estos casos se resuelve el problema recurriendo a fármacos específicos. Sin embargo, si los síntomas son causados por otros fenómenos, se puede disminuir la intensidad del dolor y, a veces se puede eliminar el problema por completo.

Remedios naturales

A continuación se presenta la lista de todos los remedios naturales y sus precauciones. El dolor en las articulaciones comenzará a ser poco a poco menos molesto y en algunos casos puede desaparecer por completo sin dejar huellas de su paso.

Piña

La piña es uno de los alimentos que pueden ayudar a reducir el dolor EN LAS ARTICULACIONES. De hecho, la piña fresca contiene bromelina, que es una enzima que tiene el poder de reducir el proceso inflamatorio. Es aconsejable comer la piña muy fresca, ya que tiene una mayor concentración de la sustancia activa en cuestión y, por consiguiente es mucho más eficaz. Usted puede comer la piña como una comida o comerla en ensaladas con otras frutas y verduras.

Linaza

Las semillas de lino contienen altas cantidades de ácidos como el omega 3 que ayudan a reducir la inflamación y la sensación dolorosa que se pudiera tener. Las encontrará en las tiendas naturistas y farmacias. Se pueden tomar más o menos después de haber molido las semillas completamente EN LA NOCHE O EMPEZANDO EL DIA PARA REDUCIR EL DOLOR EN LAS ARTICULACIONES.

Ortiga

La ortiga contiene una sustancia muy alta, que puede ser muy provechosa para disminuir el dolor EN LAS ARTICULACIONES. Basta con echar una buena cantidad de hojas de ortiga fresca y aplicar sobre la piel adolorida. Al aplicársela va a provocar un hormigueo bastante molesto en el momento del tratamiento, pero los beneficios a largo plazo comenzarán a verse.

Actividad física

Para disminuir la inflamación articular sin duda la mejor cura es la prevención. De hecho, hacer ejercicio regular y moderado de las articulaciones y el resto del cuerpo produce beneficios indiscutibles. Además, mejora la movilidad y logra una mayor fluidez de movimiento. Caminar enérgicamente durante un período no inferior a una hora es la mejor manera de prevenir la aparición de esta molestos síntomas. Es importante no hacerlo muy intenso porque corre el riesgo de conseguir el efecto contrario con la inflamación de las articulaciones.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales son los ingredientes activos que se extraen de las plantas y contienen numerosas propiedades beneficiosas. Los más apropiados para aliviar el dolor en las articulaciones son los aceites esenciales de pino y pimienta negra. Aquellos aceites extraídos del pino tienen anti-inflamatorio y analgésico, mientras que los de pimienta negra pueden ser usados para disminuir el dolor articular. A veces también se utiliza el aceite de eucalipto por sus propiedades anti-reumáticas.

Los aceites esenciales no deben ser ingeridos, use solo una pequeña cantidad sobre la zona dolorida y frote hasta su total absorción. Esta operación se puede realizar una vez al día y el beneficio que proporciona va a durar mucho tiempo.

Spa

Algunas fuentes termales tienen grandes beneficios para los que sufren de dolor en las articulaciones de forma sistemática. Son excelentes los tratamientos con barro y la hidroterapia. La fangoterapia consiste en la aplicación de lodo sobre la zona con dolor. La aplicación toma unos veinte minutos a temperaturas que rondan los 50 ° C. Por otro lado la hidroterapia permite a las personas con estos síntomas para moverse en el agua más fácilmente debido a la flotabilidad.

Estilo de vida

Si la persona afectada por dolor en las articulaciones no realiza en el día ningún tipo de actividad física, necesita empezar a cambiar su rutina haciendo un poco de ejercicio. Caminar a paso rápido o nadar durante media hora ayuda a disminuir el dolor cuando está en una etapa temprana. Estos ejercicios, sin embargo, pueden empeorar la situación si ya padecía esta enfermedad, ya que es probable que inflame aún más las articulaciones. Es mejor prevenir la aparición de esta molestia dedicándose a la actividad física de baja intensidad diaria. La pereza nos pasa la factura.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: