fotografia

La industria relojera de Suiza se inició en el siglo XVI después de la reforma calvina (cristianismo protestante) por la cual se prohibía a las persona llevar joyas. Los joyeros y orfebres en general tuvieron que buscar una salida para sus empresas y la encontraron en la fabricación de relojes. Si bien en un principio los relojeros suizos comenzaron copiando los modelos ingleses y franceses, las buenas ventas debido a los bajos precios que ofrecían, les permitió prosperar en poco tiempo y ya empezaron a crear modelos propios.

fotografia

Debido a sus buenas dotes de comerciantes los fabricantes de relojes suizos comenzaron a viajar colocaron sus productos en muchos países y antes de 1800 ya exportaban más de 60.000 relojes al año. Un empujón muy importante se lo dió Grenchen con la creación del reloj de pulsera de cuerda. No obstante, muchos años más tarde este sector sufrió una fuerte crisis a causa de los relojes japoneses que superaron a los suizos lanzando al mundo el reloj de pulsera más delgado del mundo y con menos componentes.

fotografia

fotografia

Pese a ello la industria de relojes suizos logró recuperarse al lanzar el reloj Swatch de plástico con solo 51 componentes en vez de los 91 que tenían los anteriores, con gran calidad y precio muy bajo. Por otra parte, la historia de los Rolex comienza en Londres en 1905 cuando Hans Wilsdorf fundó una empresa de relojes especialmente de pulsera elegantes y precisos. En 1910 el reloj Rolex recibió el certificado cronométrico oficial suizo que el Official Watch Rating Centre (Organismo oficial de control de marcas de relojes) de Berna otorga a los relojes de pulsera. La empresa Rolex se trasladó a Ginebra que es la ciudad más conocida de forma internacional por la fabricación de relojes y permanece registrada en esta ciudad desde 1020.

fotografia

Las marcas más conocidas y populares de relojes suizos son entre otros, Festina, Viceroy, Lotus, Sandoz, Tissot, etc, que cuestan menos de 600 euros. Los Rolex cuestan unos 3.000 euros y los de gran lujo pueden pasar de los 6.000 euros fácilmente según los componentes que los convierten en joyas como algunos modelos con oro y diamantes que adquieren precios desorbitados.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: