relojes

RELOJES CON NÚMEROS ROMANOS: ¿POR QUÉ EL 4 ES IIII EN VEZ DE IV?

   Pocas veces se ven relojes de números romanos en el que el número cuatro esté representado en su forma correcta, IV. En la mayoría de los relojes el cuatro se representa IIII. Es algo que no sucede en ningún otro campo donde se utilice la numeración romana. Hay algunas leyendas sin confirmar que podrían aportar una respuesta. Una de ellas cuenta que al Rey Luis XIV de Francia no le gustaba la grafía romana del número cuatro. Por eso en cierta ocasión en que encargó varios relojes para su palacio, pidió que el cuatro fuese representado como IIII. Así se hizo, poniendo además de moda esta característica en los relojes de números romanos, primero en Francia y después extendiéndose por los demás países. Otra leyenda habla de un relojero suizo que, al fabricar un reloj, por error cambió el IV por un IIII. Como el reloj era para un rey, y a éste no le gustó, ordenó ejecutar al relojero. En solidaridad con él, todos los relojeros decidieron emplear siempre el IIII.

Otras hipótesis sobre los relojes de números romanos

   Otras hipótesis apuntan a razones más técnicas. Hay quien habla de que, en los relojes, el IV se puede confundir con el VI teniendo en cuenta que se leen dentro de un círculo, que no es tan simple como leer en línea recta. Sin embargo, si esto fuese así, también se podrían confundir el nueve (IX) con el once (XI), y nunca ha sido alterado ninguno de los dos. Más probable resulta la teoría de los grupos de cuatro: con el número cuatro representado en forma de IIII, tenemos que las cuatro primeras horas sólo contienen el símbolo I, las cuatro horas siguientes se forman con el símbolo V, y las cuatro últimas se forman con X. Si se representase el cuatro en su forma correcta IV, se rompería esta armonía.

   También se dice que el símbolo IV, además de ser el cuatro, era la forma en que los romanos abreviaban el nombre de su dios principal, Júpiter (en latín Ivpiter). Razón por la cual no quisieron cometer una blasfemia hacia su dios haciendo que, según sus relojes, la hora se llamase "la una, las dos, las tres, las dios, las cinco, las seis...". Otras teorías hablan de razones económicas, ya que cuando surgió esta costumbre del IIII, los relojes se elaboraban de manera artesanal por medio de moldes, y era más conveniente para los relojeros que utilizaban números romanos eliminar el IV en favor del IIII. También se ha conjeturado sobre la posibilidad de que la razón pueda ser, simplemente, estética.

   Parece ser que los romanos en tiempos muy antiguos utilizaban el IIII, pero esa razón por si sola no explicaría que todos los relojes con números romanos muchos siglos después utilicen el IIII y no el IV. En realidad, cualquiera de las hipótesis apuntadas parece muy poco consistente para justificar que prácticamente todos los relojes de números romanos fabricados en cualquier país y en cualquier época, lleven el IIII, pero alguna razón tiene que ser la verdadera, o bien una de las conocidas, o bien una aún sin descubrir.

relojes con números romanos

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: