Todos los seres vivos disponen una existencia, una vida, que desarrollan con un objetivo claro, perpetuar la existencia de su especie. Durante su vida, desarrollan toda serie de actividades, pero siempre encaminadas a ese objetivo.

 

Se podría pensar, lógicamente, que el ser humano debería compartir esta característica con sus compañeros en el juego de la vida, pero no es así. En el ser humano existen  diferentes existencias, en concreto dos, y es un paso que le diferencia totalmente del resto de seres y le coloca en un plano diferente dentro del organigrama de la vida.

Con la aparición de la existencia religiosa, aparece una nueva forma de ver la vida, se desliga del objetivo que comparte con el resto de seres, y busca nuevos horizontes donde su existencia tenga un mayor significado. El hombre religioso transforma toda su vida( espacio, tiempo, naturaleza...) en algo nuevo y diferente, pleno de significado y que le ayuda a comprender su nueva existencia.

Esta nueva existencia surge en el momento en el que el hombre primitivo organiza su vida y para de luchar por sobrevivir en el día a día. En cierto modo descubre el tiempo y lo estructura y comienza a crear una nueva idea de la existencia. También es de gran importancia que en el momento que la vida de nuestros antepasados se organiza y estabiliza, aumenta progresivamente el dolor y el temor a la muerte.

 

Queramos-lo o no, el ser humano quedo ligado a la religión. Y es por ello, por estos humanos primitivos, el que la existencia del hombre tenga dos modalidades. Tal fuerza tuvo esta nueva existencia, que incluso ha provocado que sea difícil encontrar una existencia total del otro tipo, la que comparten el resto de habitantes de este planeta. Esto es provocado porque descendemos de un hombre y su herencia es poderosa lo queramos o no.

 

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: