Relatos cortos. Yo Loco. PARTE II.

          Cuando recupere la CONCIENCIA de donde estaba me hallaba en un cuarto pequeño con una cama.No había mueble alguno salvo la cama.No estaba en la sala acolchada.Estaba tumbado en la cama.Encima de mi entraba la luz por una ventana con rejas por fuera.Desde mi posición no observaba en el marco ningún SISTEMA o manilla de apertura.Recordé lo que me dijo el doctor en su despacho.Mire mi mano izquierda y me fije en mi dedo anular,si,efectivamente tenia una sombra blanca de haber tenido un ANILLO.Estaba casado.¿Tendria hijos?La mente se dejo llevar e imagine la situación que me dijo el doctor.Horrible.Yo no podía haber matado a nadie y menos a mi mujer.

Sonó un clic y la puerta se abrió.Entraron los dos CELADORES que ya conocía.El alto hizo un gesto con la mano para que me levantase.

       -Hora de comer.Levántese.-Me dijo anodino.El CELADOR bajito se acerco para ayudarme a levantarme. -Aun sigue con los efectos del sedante.-Le dijo el celador bajito al alto girando la cabeza. -¡Venga deprisa no tengo todo el día!.-Dijo el celador alto levantando la VOZ.

       Nos dirigimos al comedor.Al abrir la PUERTA de doble hoja.me encontré con una enorme NAVE con varias filas de mesas juntas alineadas, dentro se hallaban comiendo unas doscientas personas que calcule a ojo.Algunos pacientes eran atendidos por ENFERMERAS para darles de comer ya que no se valían por si mismos.Había pacientes con síntomas de todas las enfermedades mentales:neuróticos,psicóticos,paranoicos,oligofrénicos,esquizofrénicos,psicópatas,bipolares, depresivos,catatónicos,todos ellos entraban en la gran bolsa que el profano CIUDADANO llamaría simplemente...LOCO.

       Siempre franqueado por los dos CELADORES me llevaron junto a una mesa con ocho pacientes ,sentándome junto a un anciano delgado de mirada muy tierna y tranquila que comía tranquilamente de su plato de macarrones con tomate.El CELADOR con su brazo me invito a sentarme a su lado.El anciano me miro de soslayo un momento y siguió comiendo.El efecto de la medicación se iba y empezaba a pensar quien era y a intentar recordar...acción inútil,solo recordaba el despertar en la habitación acolchada y lo sucedido hasta el momento.

      Una enfermera rubia y esbelta me trajo mi BANDEJA de comida.Tenia macarrones con tomates,un filete ya troceado y de postre un flan.Los cubiertos eran de plástico.Alcance con la mano derecha un vaso de plástico que tenia en frente y fui a coger la jarra de agua para lo cual levante la cabeza.Observe que en las paredes había VIGILANTES de uniforme perfectamente en posición de vigilancia y atentos a los pacientes.

      -No te preocupes por ellos.Son buena gente.-Dijo el anciano sin dejar de coger macarrones de su plato.Yo le mire sorprendido sin decir nada.
      -Eres nuevo ¿Verdad?.-Pregunto el anciano sin mirarme siquiera.
      -Si.-Respondí secamente.
      -Me llamo Salomón.¿Y tu?
      -Alejandro.-Respondí y me metí una cucharada de macarrones en la boca.
      -Ahora come,tendrás hambre,esta tarde hablaremos si quieres en el parque.Dijo Salomón cogiendo un VASO de agua.

      Por la escueta conversación deduje que no parecía estar enfermo,aunque yo tampoco creía estarlo y aquí me encontraba.Después de comer estuvimos una hora y media en nuestras habitaciones para hacer una SIESTA,según los celadores.Después salimos al parque que tenia el centro psiquiatrico,pude observar nada mas salir los muros del centro,de unos cuatro metros de alto.Los pacientes correteaban algunos como niños,otros permanecían inmóviles en una silla o en un BANCO,eran los catatónicos.otros parecían hablar con las enfermeras mientras paseaban.

      Me senté en el primer BANCO que vi libre y empecé a ponerme al día intentando recordar algo pero la mente seguía en blanco.Esto me estaba enfadando y me sentía inútil.Me miraba las manos y no creía que yo hubiese echo la atrocidad que el médico dijo.Yo no soy así.-Pensé.Pero si había pruebas de mi delito mi destino seria la CADENA perpetua.En estos pensamientos estaba,cuando una paciente grito:

     -¡Hijo de puta,no te acerques!.-Y le dio una bofetada a una ENFERMERA.Entonces una imagen apareció en mi mente:Una mujer me golpeaba dándome una bofetada.Su imagen me era familiar.La agarre las manos y la tire a la cama cayendo al lado de un hombre que estaba tumbado de espaldas a la mujer y a mi.Cogí,una LAMPARA de la mesilla y empecé a golpearla una y otra vez en la cabeza mientras repetía como un mantra:

     -¡Hija de puta,puta,puta,puta!-Repetía a cada golpe que le daba.Entonces me lleve las manos a la cabeza y comprendí,estaba recordando...y empecé a llorar.

     -Eh,eh,eh,tranquilo,tranquilo,-Dijo el ANCIANO consolándome mientras se sentaba junto a mi.Me puso su mano en el hombro.Yo le mire con lágrimas en los ojos y el comprendió.
     -Has recordado algo,¿Verdad?-Me dijo compasivamente.Yo asentí con la cabeza mientras me limpiaba las lágrimas.
     -Tranquilo aquí estarás a salvo.No pueden hacerte daño.-Dijo.No comprendí a que se refería cuando el que había echo daño era yo.Había matado a mi mujer y su amante.Le mire estrañado.

     -¿Daño?¿Quien me va hacer daño?Acabo de recordar como mataba a mi mujer y ni siquiera me acuerdo de su nombre.-Le dije echando de nuevo a llorar.El anciano miro un momento al CIELO y cogiéndome las manos me miro fijamente a los ojos y me dijo:

     -Hijo esta es la noche.Si has sido tu el que has matado a tu mujer y su amante lo vas a saber esta noche.Yo he visto en tu interior y no has sido tu.-Dijo el anciano SALOMÓN convencido.Le mire sin comprender por un momento y luego esbocé una leve sonrisa compasiva recordando donde estábamos nada menos que en un psiquiátrico y hablando con un paciente.Le seguí la corriente para ver a donde iba a parar.

     -¿Nos vamos a fugar esta noche?-Le pregunte con sorna.
     -No,hijo,no hay ninguna fuga esta noche.Nadie puede escapar ni de aquí ni de toda la tierra.-Respondió sonriendo.
     -No entiendo Salomón...-Respondí aun mas extrañado e INCRÉDULO.
     -Esta noche llega el LEÓN,la raíz de David.El bajo a la tierra como cordero y estos lo mataron,ahora vuelve como LEÓN.El y sus ángeles.
     -¿Angeles?¿esta noche vienen ÁNGELES?-Le pregunte sonriente,pensé que verdaderamente el anciano estaba LOCO.Loco de atar.Su rollo parecía ser de tema religioso.Pobre hombre pensé.Aquí mi tragedia verdaderamente pasaría desapercibida,solo soy un LOCO mas.Reflexione mientras miraba al suelo.
     -No te aflijas hijo,no eres culpable.-Respondió SALOMÓN dándome unas palmadas en la ESPALDA.
     -Gracias por animarme.-Respondí condescendiente mientras me levantaba.El anciano se levanto conmigo.
     -¿Si no he sido yo,quien?¿Quien ha matado a mi mujer?-Le pregunte.
     -Los mismos que mataron al CORDERO.-Respondió rápidamente sonriendo.Su sonrisa no fue burlona,si no...yo diría que sincera.Un escalofrió me recorrió por todo el cuerpo.

     Sonó una SIRENA y los pacientes y enfermeras se dirigieron hacia la entrada principal,ya anochecía.Nos dirigimos a los servicios para lavarnos las manos y después ir al comedor a cenar.La cena no estuvo mal,ensalada de primero,espárragos con mahonesa y una fruta.Mientras cenábamos no dejaba de dar vueltas a las imágenes que me habían sobrevenido,apenas intercambie algunas palabras con el viejo SALOMÓN.

     Acabada la cena y con el estomago lleno me entro somnolencia,afortunadamente mis CELADORES fueron presurosos y me llevaron a mi habitación rápidamente.Tenia somnolencia como he dicho pero también me entro una estraña sensación de livianidad,pensé que me habían medicado de nuevo.

    -Duerme bien.Mañana tienes que ir a la consulta del doctor.-Me espeto el CELADOR bajito y cerrando la puerta se marcho.

    Me quede solo en la habitación y me tumbe en la cama,retomaba una y otra vez las imágenes que habían brotado de lo profundo de mi mente.Allí no había nadie mas,sólo el hombre en la cama,mi mujer y yo.Pobre hombre,tiene que haber sufrido mas que yo.-Pensé sobre el anciano SALOMÓN.Me quede dormido.

    Un doble CLIC me despertó.Estaba tumbado en la cama mirando hacia arriba,veía el techo blanco y la luminaria de doble tubo fluorescente.La puerta se abrió despacio chirriando levemente.Me incorpore.La puerta de la habitación estaba abierta.La luz de las FAROLAS exteriores la iluminaba como si fuera un actor en un teatro.No se que hora seria pero me preocupo y me puso nervioso.

   -Alejandro,Alejandro.Alejandro.-Me llamaba una voz de varón joven.Pensé que estaba soñando.
   -Alejandro,Alejandro.Alejandro.-Volvió a repetirse.Me levante.
   -¿Quien es?-Pregunte.La VOZ se volvió a repetir.¿El espíritu de mi mujer?me dije.Pero inmediatamente lo descarte.Ya se.Es una broma de los CELADORES.Eso es.me dije.Me acerque a la puerta y mire al pasillo con cuidado.No vi ha nadie.La voz volvió de nuevo.

    -Alejandro,Alejandro.Te espero en el TERRADO.-Me empecé a inquietar,si era una broma de los CELADORES,no tenia ninguna gracia y menos profesionalidad de los mismos.Salí de mi habitación y recorrí el pasillo para abroncarlos,pero no estaban en el pasillo.Al no ver a nadie mi nerviosismo empezó a disminuir y cogí seguridad.

    -Se van a enterar.Mañana en la consulta se lo diré al doctor.-Pensé envalentonándome y me dirigí al ASCENSOR.Una vez allí pulse la tecla para subir al ático.Salí a una explanada con graba en el suelo. 

    -¡Ya basta de bromas!¿Que clase de centro es este?¡Salgan!.Grite enfadado.Pero nadie respondió.Al fondo vi lo que seria una sala TÉCNICA y me dirigí allí.La noche era clara y estrellada,no hacia nada de frió.Me acerque a la puerta y la examine,era IGNÍFUGA y no tenia cerradura.Cogí la maneta y me prepare para echar una bronca a esta gente.Seguro que estaban detrás.Respire profundamente varias veces y abrí de golpe la puerta.La LUZ estaba encendida.Las maquinas del aire acondicionado trabajaban ajenas a mi.Nadie,no había nadie.  

    Salí de la sala mas enfadado que cuando entre,rebusque por todos los rincones del TERRADO.No había nadie.Bueno,solo yo.Exasperado me dirigí al ASCENSOR,iría a recepción y les demandaría.Si, eso haría.Al estar frente a la puerta del ASCENSOR observe atónito que no tenia botones de llamada.Solo había una cerradura para una LLAVE.Una llave que no tenia.

    -¡No me lo puedo creer!-Grite desesperado mirando al CIELO.
-Esto no esta pasando.No esta pasando.-Me dije mientras daba vueltas de un lado a otro.El enfado fue dando paso a la resignación y cansado de pasear de un lado a otro me senté en el muro del TERRADO.Y así estuve como media hora.Cuando...

    Sentado en el muro del TERRADO observaba absorto el espectáculo,creo que eran sobre las cinco de la mañana.Simplemente era maravilloso.Nevaban estrellas,cientos,miles quizás millones de luces caían del cielo.Una de ellas se fue acercando a gran velocidad creciendo en tamaño.No pude evitar fijarme en ella.En unos instantes el punto luminoso de LUZ dio paso a una ESFERA de unos diez centímetros.

    Empecé a inquietarme cuando percibí que no paraba,iba directa hacia mi.Me removí en mi asiento de observación improvisado.No para,no para.-Pensé nervioso.Cuando ya el impacto era inminente me protegí instintivamente con las manos cubriéndome el ROSTRO,no me dio tiempo a incorpórarme y salir corriendo.

    Cuando estaba esperando lo peor,me dí cuenta que pasaba el tiempo y no notaba nada.¿habria cambiado de dirección?Espere un momento mas...pero no pasaba nada.Finalmente retire las manos lentamente y abrí los ojos despacio.La vi,allí estaba la ESFERA.Suspendida ingrávida,brillante,esplendorosa su tamaño había crecido al de un BALÓN de fútbol.Frente a mi.Su LUZ iluminaba casi como el día pero no hacia daño su luz,una luz cálida me cubría.Observe que giraba sobre un EJE vertical imaginario lentamente.Calculo que estaría a un metro de distancia.

    La misteriosa ESFERA y yo nos miramos no se si una eternidad o un instante.De repente cambio poco a poco a un color rojo y se acerco velozmente hacia mi...

     Fin del relato.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: