Marsias, el Flautista   Cuando lo que se desea es vivir durante muchos años y lo más tranquilamente posible, desafiar a los dioses no es lo más conveniente. Marsias lo comprobó en primera persona. 

Aulos.

Marsias encuentra la flauta

 Atenea inventó la flauta de doble tubo, la cual producía la música más bella jamás se hubiera escuchado en toda Grecia. La diosa estaba muy orgullosa de su invento, pero un día, mientras lo tocaba ante un arroyo, observó cómo se le inflaban las mejillas deformando su precioso rostro. La imagen que se reflejó en el agua la horrorizó, de modo que arrojó la flauta bien lejos, amenazando a la persona que la recogiese con los más terribles castigos. 

 La casualidad quiso que fuera el sileno Marsias quien la encontras. Con el tiempo llegó a tener tanta destreza con el instrumento, que se atrevió a desafiar al gran Apolo, dios de la música:

 -Apolo, te reto a que demuestres que eres tan diestro tocando la lira como yo la flauta.

 - Acepto, pero con una condición.

 -¿Cuál?

 -Que el vencedor pueda hacer del perdedor lo que el quiera. 

 -De acuerdo.

 

Marsias compite con Apolo 

 La compertición empezó con un empate entre ambos competidores decididos por las musas la cuáles fueron los jueces. Era imposible decidir que instrumento sonaba mejor. Entonces, Apolo lanzo un desafío a su contrincante para discernir de una vez por todas cuál de los dos era mejor músico:

 -Veamos si también eres capaz de tocar la flauta volviéndola del revés. como yo lo hago con la lira.

 Marsias lo intentó, pero no lo logró. Ante el fracaso de este, el dios fue declarado justo vencedor. El castigo de Apolo fue cruel: colgó a su contrincante de un árbol y lo despellejó vivo. Apolo, arrepentido por su acto decide transformar su sangre derramada en un río con el nombre del perdedor (Río Marsias).

Representación hecha por Jose de Ribera en 1637, Apolo a la izquierda y Marsias a la derecha

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: