sabanas, Relato

EL RELATO se acabó o eso pensé yo.

Ahora no te quiero ver, supongo que todavía queda algo, y por eso creo que es mejor así.

Lo nuestro fue divertido, eras capaz de hacerme realizar cosas impensables, meterte en mis sueños por las noches y no salir de ellos hasta que el sol aparecía.

Escribí aquello que me recordaba a ti, utilice no solo el corazón para guardar las cosas también lo hice en el papel, donde relate todo lo vivido.

Descubrí el placer de la noche, fue a escondidas, despacio, no hubo excusas, lejos de todo aunque a la vez tan cerca, supe que estabas ahí, en la oscuridad, con la habitación revuelta y las blancas sabanas en el suelo, así fue.

Para ti fui una más con la que realizar un relato nuevo, a la vez que le robabas los tímidos besos, descubrías con la mirada cada parte de su cuerpo, y convertías su espalda en caricias continuadas. Se que para mi no fue lo mismo que para ti, de echo yo lo busque una y otra vez después, no lo encontré, la llave que guardaba para ti te la llevaste, y nunca más conseguí abrir la puerta más tarde.

También sé que ese relato duro hasta ahora, ya que mi cabeza lo recordó cada día.

CORAZÓN dolorido

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: