Cuantas veces me he sentido como si la única salida en la vida fuera la muerte, que las puertas se me cerraban y que familia, amigos y conocidos me daban la espalda.

Sólo encontraba "consuelo" encerrándome en la habitación, a oscuras, escuchando aquella canción que me hacía sentir cada vez más triste...

La idea del suicidio cada vez era más constante, ya no había nada que me atara al mundo... o si.

Mi caso es como el de muchos, y espero que a alguien le ayude. Me sentiría feliz si por lo menos a alguna persona que se siente como yo estuve, le haga pensar antes de actuar.

Yo siempre he sido una persona muy tímida, cosa que no facilitaba para nada el abrirme a los demás, al contrario me cerraba cada vez más.

Me casé y tengo dos maravillosos niños.

Al pasar una mala temporada tanto emocional como económica, hizo que la sensación de agobio, estrés y desánimo, acrecentara mis peores demonios internos.

Fuí cayendo en el pozo de la desesperación y la depresión más grande que podía haber.

Lloraba por nada, no prestaba atención a mi familia, no quería salir ni hacer nada, y aunque mi mujer intentaba animarme, sólo conseguía ir a peor.

Por supuesto, los pensamientos del suicidio se hicieron cada vez más frecuentes, y me faltaba sólo un pequeño empujón para hacerlo.

Pues bien... un pequeño ser de tres añitos, me hizo ver que a pesar de ser yo un adulto, me estaba comportando como un crio. Sólo le bastó verme un día llorando y vino me miró a los ojos y me dió un abrazo con todo el corazón.

En ese momento pensé todo lo que dejaría en este mundo: dos personitas que a pesar de mis malos momentos estaban esperando a que papá se curara de su "extraña enfermedad" para jugar con ellos, una esposa maravillosa que día si, día también intentaba animarme aún a sabiendas que era la misión más difícil que pudiese haber, esos momentos felices que pasamos, los momentos felices que podían llegar...

Fué plantearme si realmente quería hundir en la tristeza y soledad a mi maravillosa familia (todo por mi avariciosa mentalidad autodestructiva) o comenzar de nuevo, hacer borrón y cuenta nueva en la vida y tratar de sacar solo lo mejor de la vida y olvidarme de los problemas. Como me decía mi mujer: "si el problema tiene solución no te preocupes por el problema y si no la tiene para que preocuparte si no la tiene".

Total que es mejor dejar de lado los problemas porqué en momentos difíciles, hacemos de un grano de arena una montaña.

Es cuestión de vivir la vida sin complicarnos porqué los problemas vienen solos y no merece la pena vivir amargados.

Un saludo y ser felices.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: