emancipación

TODO ES RELATIVO, INCLUSO LA IGUALDAD DE GÉNERO

LA IGUALDAD DE GÉNERO ENTRE HOMBRE Y MUJER

Como personas, tanto hombres como mujeres, somos seres humanos e iguales ante la ley y ante Dios. Absolutamente todos nos merecemos ser tratados en igualdad. Y sin embargo, LA IGUALDAD DE GÉNERO, es relativa y nunca podrá llegar a ser al cien por cien.

Durante siglos, EL HOMBRE mantuvo un lugar concreto dentro de la sociedad, así como la mujer el suyo. Hasta no hace mucho, por la condición de cada género y sin discriminar ninguno, se veía como habitual que el hombre salía a trabajar fuera del hogar familiar para aportar la economía a la casa, mientras la mujer se encargaba de las tareas domésticas y de la crianza de los hijos, si los hubiera.

Todo es relativo, incluso la igualdad de género. Es cierto que las mujeres también pueden estudiar y trabajar fuera del hogar combinando ambas labores; es cuestión de voluntad y organización. Es cierto que una mujer en edad adulta puede tomar sus propias decisiones y no tenga que depender del padre o del esposo para tareas tan sencillas como abrirse una cuenta bancaria o firmar un contrato de trabajo. En eso consiste la emancipación. Por tanto, si la mujer sacó una carrera universitaria igual que el hombre y ambos realizan exactamente el mismo trabajo dentro de una empresa, no hay absolutamente ninguna excusa para que se le pague más al hombre que a la mujer. Cualquier excusa como aquella de que el hombre es más fiel al trabajo y no cogerá nunca la baja por maternidad, es absurda. Y más hoy en día que hasta los hombres han luchado por la igualdad de género para conseguir la baja por paternidad.

Todo es relativo, incluso la igualdad de género. Es cierto que, tras varias generaciones y largos años de lucha, se han conseguido muchos cambios y la mujer ha sabido encontrar su lugar, que no es más que otro lugar, dentro de la sociedad. Un lugar en el que tiene voz y voto, porque hace unos años atrás no podía ni votar. Y, sin embargo, nunca seremos cien por cien iguales. Las diferencias se reducirán a un mínimo, aún hay mucho por hacer, pero siempre habrá algunas diferencias que nunca se podrán solventar. La mujer es la que da a luz. El instinto materno es propio de la mujer, igual que la intuición y otras cualidades como la paciencia con los niños, el cuidado y la higiene y el instinto protector de sus hijos. No se puede discutir que, durante el embarazo y los primeros meses de reconvalescencia después del parto, la mujer es más vulnerable y necesita de una protección especial. En este caso, le toca al hombre proteger a su hogar (la esposa y al hijo). El hombre solía guiarse por el instinto protector vigilando a lo suyo y ayudando a su familia. Ese valor se está perdiendo gracias a la emancipación. La mujer quiere ser más autónoma e independiente. Como consecuencia, el hombre queda relegado a un segundo lugar.

¿Alguna vez la mujer, antes de comenzar su lucha por la igualdad de género, lo ha consultado con el hombre? Más bien se habrán basado en la premisa: si es lo que yo quiero, ¿para qué le voy a preguntar al hombre? De eso se trata la emancipación, que las mujeres también puedan tomar decisiones por sí mismas.

TODO ES RELATIVO, INCLUSO LA IGUALDAD DE GÉNERO

Llegado a este punto, cabría afirmar que una cosa es la igualdad de género y otra completamente distinta la EMANCIPACIÓN.

¿QUÉ ES LA EMANCIPACIÓN?

El concepto de la emancipación se define como la liberación de un poder, una autoridad, una tutela o cualquier otro tipo de subordinación o dependencia. Y este es un hecho que ya se ha conseguido. Las mujeres ya poseen los mismos derechos que los hombres, toman sus propias decisiones, poseen voz y voto dentro de la sociedad, estudian, se titulan, trabajan y se independizan. La lucha de la emancipación ya está ganada.

Sin embargo, la igualdad de género es relativa, porque se podrá conseguir solamente hasta cierto punto. Pero, las diferencias evidentes como las emocionales, físicas y psicológicas nunca se podrán combatir al cien por cien. De ahí, Todo es relativo, incluso la IGUALDAD DE GÉNERO.

emancipación

emancipación

emancipación

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: