Con respecto a mis relaciones personales, mis vivencias de pareja, familia, las más personales, podría emprezar desde mi niñez. No obstante, considero que nadie de los aquí presentes (si los hubiera) estaría dispuesto/a a cambiar pañales. Así que, empecemos aquí y ahora, a mis tantos años de edad. En cualquier caso todos llevamos un diablillo o un angelito bueno en la memoria y lo pasado se rememora con ciertos matices que nunca son del todo ciertos, aunque nosotros no lo sepamos. Así que, el pasado pasado está, y no es plan de comenzar con mentiras, tiempo habrá...

Hoy hay poco que contar. Me he dado de alta en artiggo y escribo mi primer artículo o mi primera vivencia. Me pongo a relatar el día de hoy: me levantado y he puesto los pies en el suelo (es algo que hago todos los días sin pensarlo, curioso). Desayuno, cafetito y he ido a cuidar a mi madre unas horas. Mi hermano está en "coma", lo que suele suceder siempre que la noche anterior ha ingerido más alcohol de la cuenta; nada nuevo, por cierto. He hecho la comida y comido, que si no después no sé para qué la hecho y vuelta a pasar parte de la tarde con mi madre. El sol luce radiante, hace calor, y yo me he puesto a escribir en artigoo. 

Simplemente espero que pase algo, no sé el qué. Pero mis ansias de que ese algo ocurra chocan con el temor a que lo que ha de ocurrir no me guste nada. Es un optimismo aderezado con una pizca de pesimismo y todo se contrarresta y acaba en nada. Algún sicólogo en la sala...!!!. No sé para qué me molesto si ya he comentado que probablemente aquí no haya nadie. Sea como sea, que bien me lo paso hablando conmigo misma; no discuto con nadie, me doy la razón aunque no la tenga, y me rio de los chistes que me cuento, sobre todo si no los conocía.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: