Híbrido, diésel o gasolina

       EL REINO DE LOS VEHÍCULOS, ¿HÍBRIDO, DIESEL o GASOLINA?.-

      El reíno de los vehículos híbridos, diesel o gasolina, según se va desarrollando el Siglo XXI, se puede catalogar como un cambio profundo en la tecnología de los vehículos diésel o gasolina.

       Concretamente, es una especie de transición en la tecnología: híbrido, diesel o gasolina. Hay quienes aprovechan este cambio y se ponen a pié de cañón realizando cursos de recilaje para afrontar los nuevos retos a que se tienen que enfrentar los talleres y el ciudadano. No es fácil pasar de reparar vehículos diesel o gasolina durante 20 años a los híbridos. Esto supone un gran gasto económico y en un amplio espacio de tiempo.

      Como ya hemos dicho, el ciudadano, que apenas el 70% ha conducido un vehículo híbrido, según pone de manifiesto una encuesta hecha por AutoScout24 a pesar de que Ford afirme que el 60% de los kilómetros proceden de sus híbridos encufables, esta contradicción sólo quiere decir una cosa, "que algo falla". La economía familiar, los problemas mecánicos o eléctricos, nuevas tecnologías, nuevos diseños de carrocería, etc., son todos factores que determinan la elección entre comprar un vehículo híbrido, un diésel o uno de gasolina.

        Parece ser que la tecnología de los vehículos híbridos está reservada para los más pudientes, los híbridos son más económicos si su uso está destinado a trabajos en los que hayan que recorrer grandes distancias por carretera o hacer un uso muy cotidiano de él, como es el caso de los representantes, comerciales, proveedores, etc., por el contrario, los que sólo lo cogemos para ir a trabajar, a hacer la compra o ir al cine nos resulta más económico un diesel o gasolina. 

        Esto se debe a que con 60 litros de diésel o de gasolina puedes hacer 1400 kilómetros si vas al volante de un híbrido, este aspecto se presenta como punto desfavorable para el diésel o gasolina que, con 60 litros en un diésel o gasolina harías algo más de 800 km, algo menos en un gasolina.

        Suma y sigue... Si resultas ser un comercial y sueles hacer 2000 km a la semana, te convendría un híbrido, ¿porqué?, porque con 60 litros de diésel o gasolina puedes ir de Madrid a Barcelona y de Barcelona a Vigo y luego parar a tomar café en Oporto, y aún te sobraría para volver a casa. Otro punto desfavorable para los diésel o gasolina, que tendrías que repostar dos veces y media.

        Si después de tomarnos el café en Oporto decidimos volver a casa tienes que suerte de no quedarte tirado en mitad de la Autovía con un paquete de pilas, sin contar con el lio de conseguir el de sustitución, porque tardarán en reparartelo. Esto supone un punto positivo para los diésel o gasolina, que son más fáciles de reparar.

       Por otro lado, los pequeños talleres, no preparados la gran mayoría a la hora de reparar un vehículo híbrido o eléctrico, lo que supone que el ciudadano se vea obligado a llevar el vehículo averiado a los talleres oficiales, lo cual encarece las reparaciones, así pues, el taller pierde un cliente y el concesionario gana un ojo.

       Parece ser que el Reino de los vehículos diésel o gasolina se está desmoronando poco a poco con el ataque de los híbridos. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: