Hacer reformas y reparaciones en la vivienda, resulta la mayoría de las veces molesto, ocasiona trastornos y generalmente rehusamos de hacerlas. No obstante, si lo hacemos con empresas de reformas eficientes, para ello, pide muchos presupuestos y tiempo de duración de la obra, nos ahorramos días de tener la casa patas arriba. Estas reparaciones y reformas nos mejoran la calidad de vida y nos aportan confort en el hogar, además de permitirnos ahorrar en el consumo energético.

Hacer reformas en cocinas y baños

Pon la cocina y el cuarto de baño patas arriba y crea espacios más actuales, mejor aprovechados y más eficientes energéticamente. Empieza por la distribución, piensa en tus necesidades y actúa. Por ejemplo: ¿no usas el bidé?. Quítalo y agranda la ducha o crea una zona de secado. De esta forma, ganarás metros y comodidad. Después, sigue con la iluminación, las tomas de agua, los revestimientos, las paredes, los muebles... Y por último, pero igual de importante, elige los electrodomésticos (mira el Plan Renove de cada comunidad y de algunas marcas), los sanitarios y las griferías. Puesta a transformar estos ambientes, ten presente los nuevos modelos de bajo consumo que tienen la mirada dirigida a la reducción del impacto medioambiental. Con ellos, también tu economía saldrá ganando.

Mejorar la iluminación para ahorrar en la factura de la luz

Puestos a renovar la instalación eléctrica, es el momento de iluminar correctamente la cocina y el baño y ahorrar en la factura de la luz. Establece una iluminación general con halógenos en el baño y downlights en la cocina. Y puntual, para iluminar bien la zona de trabajo o del espejo. Los fluorescentes y los halógenos son los más rentables y duran mucho. Sin olvidar los leds y sus muchas ventajas. Como el QOD de Osram, downlights con 16 leds cada uno y menos de 8 cm de alto, lo que permite instalarlo fácilmente casi en cualquier lugar (estanterías, armarios, vitrinas...), creando una luz blanca, muy cálida y que no deslumbra.

Hacer reformas para ganar espacio

Cuando se quiere ampliar una estancia, unir dos habitaciones o integrar un espacio en otro, dos son las opciones más recomendables: eliminar tabiques y separaciones o aprovechar la altura de los techos para hacer un altillo o una semiplanta. Otra buena solución, cuando se dispone de un espacio exterior, es la que nos ofrecen los cerramientos pues sus infinitas posibilidades siempre nos permiten abrir los muros de la vivienda al exterior. Desde una terraza o una parte del jardín, hasta un patio o una azotea. Los nuevos sistemas son estéticamente impresionantes, pero también técnicamente más eficientes y ofrecen un mayor grado de aislamiento.

Ampliar visualmente haciendo reformas y reparaciones

Las puertas correderas son las mejores aliadas en casas pequeñas pero también en grandes espacios, en los que en muchas ocasiones actúan como un panel móvil. Si tienes dudas, aposta por el vidrio en sus muchas vertientes, pero siempre de seguridad, las maderas lacadas o las naturales con cuarterones de cristal. De esa forma, además de ganar metros lograrás multiplicar el efecto de amplitud. Si no quieres hacer obra, opta por las correderas con carriles vista; si decides hacer obra, elige las empotradas entre tabiques o con armazón, perfectas porque dibujan planos verticales integrados.

Otra buena idea para aumentar visualmente las dimensiones de una habitación es sustituir las puertas por un arco, de esta forma lograrás además que llegue más luz de una habitación a otra.

Estas son unas de las muchas reformas que puedes llevar a cabo en la vivienda. No olvides pedir licencia y permiso a la comunidad en el supuesto de realizar obras mayores, sobre todo si tocas los exteriores y la fachada. No siempre es necesario realizar grandes reformas, basta con pequeños trabajos de bricolaje para mejorar las estancias de la casa.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: