Cómo reducir nuestra huella de carbono

La HUELLA DE CARBONO es la cantidad de dióxido de carbono que libera a la atmósfera la actividad de una persona. Si analizamos el tamaño de nuestra huella podríamos tomar medidas para reducirla, estaremos luchando contra el calentamiento global en nuestra propia casa.

Si intervenimos en programas que reducen o eliminan el uso de carbón, podremos incluso reducir nuestra huella a cero. Hoy en día, cada uno utilizamos de media más de 4 veces la energía que utilizaba una persona hace 100 años.

Reducir nuestra huella de carbono puede ser difícil, especialmente si el lugar en el que vivimos no utilizan ENERGÍAS renovables, o si se necesita usar un transporte para trabajar o ir al colegio. Para reparar este daño, podemos participar en programas de compensación, cuyo objetivo es eliminar carbono de la atmósfera.

Dado que el consumo individual de energía difiere enormemente en todo el mundo, las huellas de carbono también cambian de acuerdo con cada territorio. La huella de carbono media estadounidense es más del doble que la del Reino Unido y está superaen 10 veces a la de África. El objetivo globa alcanzar un máximo de 3 toneladas por persona y año.

Una forma sencilla de reducir nuestra emisión de carbono es no malgastar la energía. Muchos de nosotros la desperdiciamos al calentar, enfriar o iluminar nuestros hogares, y también con los electrodomésticos. Utilizar bombillas de bajo consumo y apagar los aparatos son pequeños gestos que ayudan a reducir nuestra emisión de carbono.

Las bombillas compactas fluorescentes dan la misma cantidad de luz que las convencionales pero consumen alrededor de un 75 % menos de energía y duran 10 veces más. Si todos los hogares de Estados Unidos reemplazarán sólo una bombilla, el ahorro en CO2 sería equivalente a retirar 1,3 millones de coches de las carreteras.

Ahorrando agua se economiza también la energía necesaria para recogerla, tratarla y bombearla. Así, reducir el consumo de agua contribuye a disminuir la cantidad de carbono liberado y a combatir el calentamiento global. No todos los países hacen el mismo uso del agua, pero podemos hacer nuestro pequeño sacrificio para no desperdiciarla.

La mayor parte de los desperdicios que se generan en los hogares van a los vertederos .Estos gigantescos basureros liberan metano, un gas de efecto invernadero, al descomponerse. Una forma sencilla de reducir la cantidad de metano es disminuir la cantidad de BASURA que producimos y reciclar todo lo posible.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: