estómac

La reducción de estómago sin inciones es fruto de la innovación tecnológica aplicada al tratamiento de la obesidad. Está indicada para pacientes afectados por sobrepeso y obesidad, que no han obtenido resultados satisfactorios con dietas y otros tratamientos para adelgazar.

En la actualidad, la obesidad constituye un grave problema de salud, ya que representa un importante factor de riesgo frente a muchas enfermedades: cáncer, problemas cardiovasculares, diabetes... La obesidad no es solamente un problema estético, sino que afecta negativamente a nuestro estado de salud y calidad de vida.

En principio, ante un problema de obesidad o sobrepeso se aconseja una dieta prescrita por un médico, combinada con ejercicio físico, después de efectuar las correspondientes pruebas y análisis que descarten cualquier problema de salud que pueda explicar la causa del sobrepeso: problemas de tiroides, causas hormonales, problemas del metabolismo...

Pero muchas personas no consiguen adelgazar a pesar de someterse a estrictas dietas de adelgazamiento con supervisión médica, y el resultado es una obesidad que se agrava y que debe tratarse con procedimientos quirúrgicos. Es el caso de las intervenciones con aplicación de un balón intragástrico o la reducción de estómago, que suelen requerir una operación de cirugía mayor.

La reducción de estómago por vía oral es una nueva opción para tratar problemas de sobrepeso y obesidad.

No requiere ingreso hospitalario, y la intervención consiste en introducir el transportador endoscópico hasta el estómago del paciente, realizándose unos pliegues para modificar el tamaño y forma del estómago, reduciéndose así su capacidad, para generar una mayor sensación de saciedad.

La obesidad puede prevenirse a través de la introducción de unos hábitos de vida saludables, combinando una dieta saludable con la práctica regular de ejercicio físico. Los especialistas alertan de la peligrosidad de algunas dietas disociadas, que eliminan algún grupo de nutrientes, como las proteínas o los hidratos de carbono, y recomiendan seguir una dieta personalizada que se adapte a las características individuales de cada paciente, sin eliminar ningún grupo de alimentos, salvo en casos en que una restricción esté justificada por problemas de salud específicos.

Pero, en algunos casos, la dieta y el ejercicio no consiguen dar los resultados esperados, por lo que la cirugía se plantea como la mejor alternativa.

La reducción de estómago a través de endoscopia, sin incisiones, supone actualmente una opción segura para estos casos.

Los costes de la intervención se reducen significativamente al no precisar ingreso hospitalario. Y, además, muchos centros médicos que la realizan ofrecen la posibilidad de una financiación personalizada.

La tecnología, cada vez más, se pone al servicio de nuestra salud y aumenta día a día nuestra calidad de vida.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: