fotografia

El paisaje que inspiró a Cervantes para el escenario de las andanzas de Don Quijote y Sancho, reúne pueblos de larga historia, leyendas y dichos de labradores y campesinos de Castilla La Mancha. Los molinos, aquellas enormes construcciones que Don Quijote confundió con gigantes son protagonístas del típico paisaje de esta región y hoy están declarados Monumentos de Interés Histórico-Artístico. Aunque muchos son muy antiguos,aún hoy se pueden visitar para comprobar de cerca como es la vida de los molineros que trabajan en este antiguo oficio de moler trigo.

fotografia

Los molinos que se pueden visitar son los de Campo de Criptana y los de Alcázar de San Juan y en las tierras de Ciudad Real se encuentran varios castillos que aparecen en el libro de Cervantes, son enormes fortificaciones medievales emplazadas en zonas rurales que conservan la belleza de los monumentos manchegos como el Castillo de Montizón en Villamanrique, que fue residencia del poeta Jorge Manrique o el Catillo de Pilas Bonas en Manzanares que nos podemos alojar en él.

fotografia

fotografia

La Casa de Medrano, actualmente es un museo y es donde estuvo preso Cervantes y donde empezó a escribir el libro más importante de toda la literatura española . Situado en Argamasilla de Alba se puede visitar la cueva donde Cervantes estuvo prisionero. De estos hechos hace ya cuatro siglos, pero para el mundo, parece que fue ayer que Cervantes dio a la humanidad una de las joyas más importantes de la literatura mundial pues muchas de sus reflexiones cobran siempre actualidad.

fotografia

El principal protagonista, Don Quijote de la Mancha, es el prototipo de hombre aferrado a su tierra por donde pasea sus desventuras deshaciendo entuertos y con la eterna locura de la humanidad que es pretender cambiar el mundo. Nunca imaginó Miguel de Cervantes mientras mataba el tiempo escribiendo en su encierro, que aquellas escrituras se convertirían en las más internacionales de las letras españolas, y más aún, que después de 400 años, muchas personas deseosas de revivir las azañas de aquel desgarbado caballero y su rechoncho escudero, se acercarían a Castilla La Mancha deseosos de recrear las locas y divertidas andanzas y quien sabe si con el escondido deseo de enamorarse en el Toboso de alguna hermosa Dulcinea de la Mancha.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: