RECONOCIMIENTO


Teniendo en cuenta el papel primordial

que juega el campesino en la producción

de los productos que alimentan

la población humana,

Me veo precisado a incluirlo en éste libro

buscando con ello, despertar al estado

para que le dé, al campesino un apoyo

real y verdadero, considerando que éste

es el artífice, de la producción alimenticia

de toda la población humana.

Para él, los siguientes poemas.

 

LAMENTO CAMPESINO

 

Desolados, los campos van quedando

ya nadie, los puede hoy cultivar

Pues guerrilla y estado están matando

al labriego, por capricho nada más.

 

En los campos, no se planta semilla

solamente, la muerte, la orfandad

No hay gozo, ni alegría en familia

solamente, hay pavor temeridad.

 

Ya no aroma, el despertar la flor

ni del ave, se escucha su trinar

cuando inicia el clarear del día.

 

Solo de pólvora, está el letal olor

y el fiero ruido, del arma criminal

con lamento, del agro en agonía.

 

ELLA Y LA QUEBRADA


Ella a diario, llevaba en su cabeza

la vasija, en que el agua cargaba

Reflejaba su hermosa faz pureza

cual agua cristalina la quebrada

 

Descalzos sus pies, se los bañaba

cuando no, su cuerpo virginal.

Después ella, con ilusión llenaba

su corazón, y vasija por igual.

 

Después de su cuerpo refrescar

cargada, a su casa ella volvía

llevando el agua, y la esperanza.

 

De ser adulta, para poder amar

ya que cual agua, en su interior corría

el sentimiento, que el amor alcanza.

 

A LA MUJER DEL CAMPO

 

Se levanta, la mujer desde temprano,

prepara, el desayuno y lo reparte,

Alimenta, las aves y el marrano,

y sigue su labor, hasta la tarde.

 

Lleva, a la cabeza la comida.

a su espalda, el calabazo carga,

En sus brazos va ,la ilusión nacida

aun sabiendo, la distancia larga.

 

Ella llega, con cansancio al huerto

al obrero, reparte su alimento

Amamanta, a su hijo despierto

y vuelve a casa sin perder aliento.

 

De nuevo allí ,sigue su faena

Preparando, la cena al labrador

y con su alma, de ternura llena

Cuida al niño y da gracias a Dios.

 

En ésas cosas, al terminar el día

es ella, la que prosigue sola

Dándole arreglo a la cocina

y sosiego, a su alma soñadora

 

Luego cuando la noche avanza

llega, a su tálamo cansada

A Dios se dirige en alabanza

y su alma, descansa solazada.

 

Luego al despuntar el día

Vuelve de nuevo a su labor

Sin perder su alma la alegría

la cual refleja verdadero amor.

 

Así, entre el florido campo

ella de su labor se ufana

Alegra, al obrero con su canto

y sigue, su vida cotidiana.

 

LABRIEGO HERMANO


Brilla la ilusión, en la mañana

Alumbra al campesino la esperanza

De su alma, la comprensión emana

y vive la fe, de que la paz alcanza.

 

Luego el amor, siembran sus manos

y sus palabras, almacenan calma.

La inocencia, en sus ojos observamos

cuando gozo, experimenta su alma.

 

Al saber su corazón henchido

riega ahí con cristalino llanto

el noble sentimiento humano.

 

El cual matiza, el verde colorido

que da color, a su preciado campo

y viva fuerza, al labriego hermano.

 

DÍA DE MERCADO

 

Cuando sale, a mercar el campesino

sus nuevas alpargatas, va luciendo.

Entona una canción con su vecino

y gozosos, en familia van sonriendo.

 

Llegando al pueblo, aguardiente toma

y prontamente, su remesa compra

Luego a la iglesia, a rezar se asoma,

volviendo al campo, al caer la sombra.

 

Allí al calor de su campestre hogar

donde reina el amor y el regocijo

vive el campesino un gran solaz.

 

Ya en su lecho, al la noche entrar

con su esposa, y su querido hijo

se entrega solazado a descansar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: