A veces es difícil mantener la cercanía con la pareja por los horarios y el estrés del trabajo diario. Por lo mismo, el masaje se presenta como una alternativa de acercamiento factible y segura, que no requiere de una calificación especial para entregarlos, aunque si es bueno tener en mente algunas sugerencias:

1

  • Reúne todos los suministros antes de comenzar, ya que una vez que comienzas a dar masaje, es desagradable ir y venir para todas partes dejando desatendida a la persona. Un masajista debe estar todo el rato con el que recibe el masaje.
  • Enciende el televisor a volumen bajo, o mejor aun si lo apagas y enciendes una suave música ambiental, prendes unas velas o luces bajas.
  • Siempre vierte el aceite de masaje en tu mano, frótalas y luego aplícalas en la piel de tu pareja con suavidad.
  • Tómate tu tiempo para entregar el masaje, no hay nada mejor que hacerlo con tranquilidad y calma, como si nada más en ese momento estuviera pasando, y es esa la idea, alejarse un rato de las angustias cotidianas y el estrés para reconectarse y darse un espacio de tranquilidad que permita conversar mientras los aromas van impregnando el ambiente y la piel de quien da y recibe el masaje.

Un aceite de masaje tiene un aroma sutil que permite a las manos deslizarse suavemente. Las velas son el mejor acompañante para la sesión de masaje, ya que su aroma si es suave, relaja y además entrega una iluminación cálida y precisa todo el tiempo.

 

Información ofrecida por www.canalwoman.com

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: