escritura

LA RECOMPENSA DE LA ESCRITURA

DE LA IDEA AL PAPEL

Existe UN MUNDO PARALELO en el cual conviven nuestras ideas, deseos y las más remotas fantasías. Abstractas, idealistas, fantásticas e imposibles, a veces son incomptibles con el mundo real en el que convivimos con una realidad cruda y lejos de aquello que anhelamos. Una realidad que acrecenta la necesidad de escapar y crear ese mundo paralelo para poder sobrevivir y crecer. En ese mundo paralelo y fantástico surgen las historias deseadas, vividas de forma imaginaria y sucede la realización de lo imposible. Este hecho crea el conflicto entre el mundo real y el mundo fantástico, entre cuerpo y mente, entre la realidad y el deseo.

Nos queda la posibilidad de compartir ese mundo paralelo e idealista plasmándolo sobre el papel, donde podemos contar esas historias de las vidas paralelas. Compartir el mundo idealista con el mundo real haciendo partícipe al público real, los lectores.

LA RECOMPENSA DE LA ESCRITURA

Podemos dar rienda suelta a nuestra vida paralela compartiendo las fantasías con el público llamado lectores escribiendo nuestra propia biografía, real o imaginaria, incluyendo todas las historias, ideas y fantasías. La recompensa de la escritura se obtiene, primero, al ver realizada nuestra obra narrativa una vez la hayamos terminado de escribir. Ver el manuscrito terminado ya es, de por sí, una gran recompensa al ver un trabajo terminado. Pero, eso solo es el inicio. Las recompensas se suceden cuando veamos el manuscrito convertido en un libro llenando las estanterías de las librerías, de las casas y sostenido en las manos las narraciones del más allá.

Compartir las vivencias idealistas del otro mundo, una ideología diferente y unos cuentos personales forman parte de la recompensa de la escritura. Hacer partícipe al gran público del mundo idealista despertando el interés por el más allá como parte de la vida despierta la esperanza por un mundo mejor donde la vida aparentemente diferente puede convertirse en una realidad. Al final y al cabo, nutrimos esa fantasía y podemos convertirla en nuestra y en algo más que un simple deseo.

Alcanzamos el verdadero placer cuando conseguimos combinar nuestra existencia con del mundo paralelo fundiendo las vivencias en una sola vida. Si conseguimos vivir nuestra realidad dentro de la fantasía traspasando cualquier frontera y derrocando los límites, obtendremos al final y al cabo el éxito final de una vida plena recogida en las historias de nuestros libros. Y si seremos capaces de no sólo vivir nuestras fantasías en el otro mundo, sino compartirlas con nuestro público los escritores, veremos, además, la recompensa de la escritura.

escritura

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: