felicidad

Receta para ser feliz

Todas las investigaciones que se han hecho con respecto al tema que estamos tratando ahora, revelan; que la mente y el cuerpo están íntimamente unidos. Teniendo presente que; si la salud mental sufre alguna afectación, la salud física también se resiente. Si se mantiene una actitud netamente positiva ante la vida, esto ayuda indudablemente a contar con una vida plena y sana.

Cuando adoptamos una actitud positiva ante las adversidades circunstanciales, la vida cotidiana mejora, lo que ayuda a adaptarse al estrés y a avanzar hacia delante en los momentos conflictivos de la vida. La prestancia para asumir las adversidades con fortaleza y determinados, no es; algo innato, de nacimiento, sino que; se desarrolla en el tránsito por la vida, las personas que cuentan con estas cualidades tienen acceso a un sólido bienestar emocional, sostienen relaciones saludables y conservan una actitud de optimismo.

Entonces; el equilibrio psicológico, más, el desarrollo de actitudes positivas van tomadas de la mano. Desarrollamos la capacidad de llevar y hacer planes realistas para sobrellevar los factores que nos estresan la vida. La verdad, todos tenemos problemas ¿Cómo lidiamos con ellos cada uno?

Actitud positiva

Cuando tenemos una actitud positiva, logramos un conocimiento positivo de nosotros mismos, acopiamos confianza, fortaleza, más; capacidad para afrontar los retos de la vida, adquirimos destrezas de comunicación y experticia para solucionar los problemas. Capacidad de controlar pensamientos negativos y sentimientos intensos, que son comportamientos inadecuados, que pueden hacer acto de presencia, por la influencia de situaciones de agobio, es una forma de evitar afectaciones provocadas por la ansiedad y el estrés.

presente

Por tanto, para lograr el bienestar psicológico es primordial alimentar una autoestima saludable, que tiene relación con lo que crees, lo que vales y en su defecto lo que vales para otras personas. La autoestima es fundamental, para estar contentos con nosotros mismos lo que, repercute en nuestra salud mental y de comportamiento. Los individuos que gozan con una autoestima alta, tienen un buen conocimiento de sí mismos, son realistas y se relacionan con otras personas a quienes le agraden y los consideren por lo que son.

Estas personas aprecian que tienen más control de sus vidas y conocen sus fortalezas y debilidades. La sanidad de esta actitud, es condicionante para desarrollar buenas amistades, ser más independientes y retarse física y mentalmente. Un estilo de vida sano y una actitud positiva, son; una combinación invaluable para fortalecer una buena autoestima.

¡Es indudable que la felicidad es la medicina adecuada para la salud! El optimismo, está directamente relacionado para gozar de una buena salud. La actitud positiva puede actuar como una acción preventiva para el desarrollo de enfermedades cómo; la depresión, el estrés, insomnio, anorexia, colesterol… La felicidad se forja, no se puede esperar sentado. ¡Aquí viene la pregunta! ¿Cómo ser felices a pesar de las vicisitudes de la vida cotidiana?

1.- Vive con decisión. Busca todos los días una razón para estar contento y animado. 2.- Valora lo que tienes. En toda la extensión de la palabra, esto te fortalece como ser humano y a tu entorno. 3.- Acerca tu corazón a las personas que quieres, para no perder el amor de la familia o la pareja es, necesario luchar con vehemencia.

¿Para ser feliz, que tengo que evitar?

1.- No te sientas culpable, no te culpes, aprovecha la oportunidad para solucionar lo que te causa molestia. Piensa en una nueva estrategia, fíjate una meta nueva y hazla tuya. 2.- No te empeñes en ser perfecto; nadie es perfecto, la perfección es Dios y está en Dios, sé auténtico, agradable, sensible… 3.- No te aferres a nada, deja ir lo que sea, experimenta, suelta, fracasa, si es necesario e inténtalo de nuevo. 4.- No te quejes tanto, haz lo que tengas que hacer, no te escudes en las excusas, saca de tu vida lo que perturbe tu felicidad.

5.- No creas que puedes controlarlo todo. Eso es imposible, lo único que puedes controlar son tus pensamientos ¿?. Tus acciones, más; no los resultados, porque estos; no dependen solo de ti. Además, no controlarlo todo, solo trae frustración. 6.- No critiques, criticar no te hace más inteligente, ni mejor, solo nutre tu pretensión y evita que te comuniques. Ayuda si puedes ayudar, es malo juzgar a los demás, cada quien es responsable de sus actos. 7.- No te lamentes, aprende de los errores del pasado, eso es una virtud. Cuando vives en el pasado, esto solo te trae reproches y frustración. Disfruta el presente, no olvides la vida es corta, ten fe en el futuro.

Fuente: Estampas/Dra. Samar Yorde/Soy saludable

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: