Pensamos en España y nos vienen muchas cosas a la cabeza. El folclore, los trajes de gitana, el flamenco, la cultura, el sol... Estas y muchas más cosas conforman un todo por el cual este país es uno de los más queridos por los turistas. Desde luego, hay muchas cosas que podemos ofrecer al mundo, pero si me atrevo a destacar una de ellas, esa es la gastronomía. Las tapas y los famosos pucheros, los platos tradicionales y los vanguardistas, todos ellos tienen un sabor especial que les hace únicos. Además, la dieta española es a su vez la dieta mediterránea, la más sana del mundo. Así que hoy, para celebrar nuestra gastronomía y muy feliz de compartirla con todos vosotros, os traigo una de las recetas españolas más demandadas: el gazpacho andaluz. ¿Queréis saber más?

 

Historia

El gazpacho andaluz es un plato típico del sur de España, concretamente de la zona de Andalucía. Se trata de una sopa de tomate (junto con otros ingredientes) que se sirve especialmente fría, sobre todo en los días más calurosos. Esta sopa es muy querida en todo el país, y su sabor y propiedades beneficiosas para la salud ha sido y es aplaudida internacionalmente. 

Es difícil concretar cuándo empezó a popularizarse esta bebida. Sin embargo, una cosa sí sabemos: todo comenzó con la incorporación del tomate a España (y toda Europa) desde América. A este ingrediente se le fueron sumando otros también frescos y de la huerta. Por otro lado, el gazpacho se ha hecho desde sus inicios majado. Esto quiere decir, que los ingredientes se han machacado en un mortero hasta quedar más o menos integrados, pero no líquidos. Esto cambió en el siglo XX con la incorporación de la batidora en las cocinas.

La receta

INGREDIENTES

1/2 kilo de tomate maduro

1/2 pimiento verde

1 diente de ajo o 2 

1 pepino

1 dl de aceite de oliva

4 cucharadas de vinagre de vino

1 zanahoria (la receta original es con 1 rebanada de pan, pero de esta forma conseguimos el mismo resultado y es más sano)

Sal fina al gusto

 

ELABORACIÓN

La elaboración es muy sencilla: simplemente, juntar todos los ingredientes (primero las verduras) en un recipiente, batir con una batidora de mano hasta que quede una sopa líquida y rectificar de sal, aceite y vinagre al gusto. 

 

 

Es importante que se sirva muy frío y que quede con una consistencia líquida (aunque no acuosa). De esta forma, tendréis el auténtico sabor andaluz y español en vuestro menú fácilmente. ¡A disfrutar! Sonrisa

Gazpacho andaluz, ejemplo de presentación

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: